Archivo mensual: enero 2015

De Francisco Galvis: TROMPOS PUCHADORES

Contrapunto
22.01.2015

Trompos puchadores
Francisco Galvis Ramos

La verdad fui pésimo jugador de trompo y desistí cuando tiro por lapo se me enguaralaba el maldito. Recuerdo sí una modalidad en que había un trompo puchador destinado a recibir los golpes de otros trompos de herrón fuerte y afilado.
Los pobres trompos puchadores quedaban astillados, igual de maltratados que san Esteban después de la mano de pedradas que recibió de los judíos, entre los que se contaba el futuro apóstol de los gentiles Saulo de Tarso, y el trompo, como el protomártir, recibían condesciende sepultura.
No he vuelto a ver que se juegue al trompo puchador, porque seguramente los niños de ahora solo tengan tiempo para los video juegos y contra ello no hay nada qué decir porque se trata de los nuevos signos de los tiempos.
Pero ahí nos quedó el trompo puchador para aludir a situaciones de la vida cotidiana, como cuando la justicia profiere condena contra un inocente; se somete a alguno a humillaciones por cuenta de conductas ajenas; se elige selectivamente a ciertas personas notables para someterlas a toda suerte de acosos y escarnios.
Trompo puchador volvieron en Colombia al Centro Democrático y a algunas de sus cifras más valiosas, que son atacadas sin ningún género de vergüenza por miembros del gobierno, operadores judiciales y miembros de la prensa, en una especie de matoneo que, de no ser por el carácter recio y la voluntad acerada de las víctimas propiciatorias, estas se habrían derrumbado para contritas buscar el perdón del chivo.
Pues, como dirían por ahí, han tacado burro los expedicionarios cuyo fracaso ha sido evidente de la mano de su propio desprestigio. La mengua del presidente, de la Fiscalía, del Congreso, de los medios, es evidente y ello lo demuestran las sucesivas encuestas a la opinión pública, que los coronan con rejones de castigo en todo lo alto de sus prepotentes y enardecidos egos.
El espectáculo raya en la comedia griega por lo que tiene de ridículo, conmovedor hasta las lágrimas por los despropósitos en que están fundados los artificios.
Cualquier motivo insignificante es magnificado al punto de hacer creer que el Centro Democrático es una empresa criminal, que aquí todos estaríamos concertados para atentar contra la democracia como ellos la entienden y en contra de la paz como ellos la entienden, cuando quienes campean a sus anchas entre artículos e incisos del Código Penal son otros, coleccionistas de prevaricaciones y sandeces.
El caso del hacker Sepúlveda es el caso puntual de un pillo que, viniendo de prestar sus servicios al santismo, se infiltró a enredar el ovillo en la campaña del doctor Zuluaga. Del grado de intimidad entre los Santos, padre e hijo, con aquel, dan cuenta soberbias fotos que ruedan profusamente en las redes sociales. Buen dato para el doctor Montealegre, tan dado a las inferencias allí donde no puede encontrar pruebas.
Que sepan y entiendan de una vez, el doctor Santos y sus peones de estribo, que el Centro Democrático no es una asociación de pusilánimes, ni de personas amedrentables, menos todavía de cobardes.
Tiro al aire: todo aquello es tan demoníaco que nada de raro tendría que detrás de todas las diabluras estuviese el venezolano Rendón.

https://contrapuntomedellin.wordpress.com
contrapunto.medellin@gmail.com
@forotw

Este artículo se puede reproducir libremente por cualquier medio.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De Francisco Galvis: CHARLIE HEBDÓ

Contrapunto

Charlie Hebdó
Francisco Galvis Ramos

Sesenta jefes de Estado y de Gobierno acudieron a París a marchar contra el fundamentalismo y a favor del pluralismo, contra el terrorismo y a favor de las libertades, como la de expresión. Solo había lugar para los importantes. De ahí que no estuviesen Juan Manuel Santos, Evo Morales, Daniel Ortega, Nicolás Maduro, entre otros parias legitimadores de la brutalidad subversiva.
Los terroristas que atacaron en Charlie Hebdó y masacraron a quienes allí ejercían del legítimo derecho de opinar, a lo mejor obraron en obedecimiento a la sentencia del libertino anarquista Carlos Gaviria Díaz, que enseña que “una cosa es matar para enriquecerse y, otra cosa, matar para que la gente viva mejor”, porque aquello de linchar al prójimo no deberá obrar en el Corán.
Para honrar a Alá no hay que derramarle sangre, ni de esa manera horripilante, ni de ninguna otra. Estoy seguro que en dicho sagrado libro debe obrar algo equivalente al mandamiento que nos obliga a los cristianos a no matar.
Los sucesos de París nos obligan a reflexionar a quienes nos ocupamos de opinar, porque algo hay de mucha verdad en lo que dijo Silvio Villegas al defenderse ante la Corte Suprema en la causa que se le siguió por injuria y calumnia: a veces al periodista se le van los gavilanes de la pluma.
Milito con la idea de Voltaire, podremos estar en desacuerdo con los demás y aun así deberíamos estar listos de dar la vida en defensa de su derecho a expresarlo. Esa es la base fundamental de la tolerancia. Pero ante intolerantes como resultan ciertas facciones minoritas del Islam y toda laya de oponentes a cualquier causa, lo prudente es la autocensura que es tan importante como la libertad misma de expresarse.
Bien hizo el gobierno de Francia al emplear a fondo la fuerza legítima del Estado contra los fanáticos autores de los crímenes. Todo lo contrario de Colombia en la era Santos.
Con frecuencia hay que dar vueltas en la cabeza buscando la mejor manera de decir las cosas para llegar al mismo fin: ¡decirlas! Y así y todo con frecuencia se nos van los gavilanes. Los únicos que no tendrán que voltear, ni mucho ni poco, son esos que llamo periodistas ventrílocuos de los gobiernos y grupos de interés.
Yo también soy Charlie, todos tenemos que ser Charlies, eso no admite término medio, si es que queremos vivir en libertad. De otra manera estaríamos regresando al medioevo oscurantista y perverso.
Cualquiera haya sido el motivo, en Colombia también tenemos auténticos mártires y no pocos de la libertad de expresión, de Guillermo Cano para abajo, solo que aquí nos importa una higa la sangre derramada. Como en todas partes, la indignación es pasajera mientras los muertos gozan de la paz en los sepulcros.
Tiros al aire: 1) no perdamos la capacidad de asombrarnos, tampoco la voluntad y el valor de expresarnos… al precio que fuere. No huir como las ratas de alcantarilla. 2) Santos, Evo, Ortega y Maduro encabezarán la contra marcha en Caracas.

https://contrapuntomedellin.wordpress.com
contrapunto.medellin@gmail.com
@forotw @franjagalvis

Este artículo se puede reproducir libremente por cualquier medio.
11.01.2015

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De Margarita María Restrepo: Infamia

Infamia

Por Margarita María Restrepo*

En la última edición de la revista Semana se encuentra un artículo que analiza las decisiones judiciales más relevantes para el año que comienza. Entre la lista se encuentra el juicio que la Corte Suprema de Justicia adelanta contra Luis Alfredo Ramos Botero.

En el Talmud se encuentra una escalofriante y aguda sentencia. Dice el sabio código judío: “desgraciada sea la generación cuyos jueces merecen ser juzgados”.

Aquella desdicha se ha extendido sobre nuestro país, causándole daño irreparable al Estado de Derecho. La justicia, de manera tenebrosa se ha convertido en un actor más de la política colombiana. Muchas son las investigaciones, acusaciones y condenas proferidas por el aparato jurisdiccional cuya motivación es única y exclusivamente política

El ex gobernador y ex precandidato presidencial Ramos Botero es, sin duda ninguna, una de las más brillantes estrellas de la política uribista colombiana. Su talante de estadista, sumado a una envidiable capacidad administrativa, lo convertía en la persona idónea para disputarle la presidencia a Juan Manuel Santos.

Bastó con que anunciara su aspiración y un proceso absurdo que dormía el sueño de los justos en algún anaquel de la Suprema Corte de nuestro país fue sospechosamente reactivado. De manera expedita la infausta Sala Penal emitió orden de captura para oír en indagatoria a quien había sido uno de los mejores gobernadores de Antioquia.

El proceso contra Luis Alfredo Ramos está fundamentado en testimonios contradictorios, muchos de ellos rebosantes de odio y sed de venganza pues para nadie es un secreto que los desmovilizados integrantes de las autodefensas, muchos de ellos extraditados, sienten un odio visceral contra el ex presidente Uribe y por extensión a quienes defendemos sus ideas políticas.

En el expediente no reposa una sola prueba o evidencia que indique así sea tangencialmente que el doctor Ramos es responsable de lo que se le acusa. Su delito fundamentalmente es el de ser uribista y el de haber puesto en jaque la reelección de Juan Manuel Santos.

Pasan los días y los meses. Luis Alfredo se consume en un ignominioso encierro. La orden era la de liquidarlo políticamente para que no tuviera oportunidad de participar en el proceso democrático del año pasado y los señores magistrados la cumplieron a cabalidad.

Su infame caso es una muestra más de cómo la justicia colombiana ha entrado en mala hora a desempeñar un macabro papel, convirtiéndose en herramienta de vindicta contra el oponente político de Juan Manuel Santos. Nuestros jueces, como indica el Talmud, tienen sobrados méritos para ser juzgados.

* Representante a la Cámara por Antioquia y pertenece al Centro Democrático.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De Francisco Galvis: Una mano de sandeces

Una mano de sandeces
Francisco Galvis Ramos

Por cierto que el Diccionario de la Lengua de la RAE define sandez como despropósito, simpleza o necedad y a los que incurren les dice sandios, que es lo mismo que necios.
El primer sandio de este país es de lejos su presidente Juan Manuel Santos y le siguen de cerca Benedetti, Cristo, Barreras y otras <<celebridades>> de idéntica prosapia, como consanguíneos todos de Nicolás alias <<maburro>>.
Santos, entre muchas de sus sandeces sobresale con la última: que el chikunguña no mata a nadie, al tiempo que el ministerio de Salud sale a decir que van ocho personas muertas por sus efectos y miles y miles de infectados, como quien dijera que de candidatos a difuntos. Naturalmente que en el ministerio sí saben de lo que hablan, el otro no.
Benedetti, pidió paredón para los enemigos de la paz como él la entiende, con impunidad, de donde se necesitarían como treinta y dos millones de balas, eso pues contando con buenos tiradores, para aniquilarnos a quienes entendemos la paz de otra manera, sin impunidad.
Cristo, se propone volar sobre el territorio como el Espíritu Santo derramando lenguas de fuego, para enseñarnos a lidiar con la inseguridad, como no hay de otra, pagando extorsiones.
El <<maestro>> Roy, dígame maestro, proclamado jefe de veintiún senadores empachados de canonjías y prebendas, tratando de convencer a la esquiva feligresía con sus necias frases de cajón que es él el <<Moisés>> que requiere la Nación para conducirla a la tierra prometida por de la Calle y los facinerosos sediciosos alzados en armas.
Volviendo a Santos, qué les parece la proclama según cual <<la paz está de un cacho>> y en cacho se quedó porque incurre en cach el míseroratón>o quien pretende hacer creer que algo falso es verdadero, como en efecto ocurrió. O como dice el refranero, a Santos le pasó cacho con su cacho y menos mal que no fue como a aquel torero de la fotografía ya famosa y que en estos días volvimos a ver en Tuiter.
O como el ministro de Hacienda que jura a pie juntillas que la reforma tributaria no lesiona a las clases medias, ni al sector productivo, ambos en proceso de confiscación de ingresos y rentas a la mejor manera de los Estados con instituciones económicas extractivas. Otro que va a pasar su buen cacho porque seguirá el desbalance de las finanzas públicas, la pérdida de empleos, el cierre de factorías.
Y la salida de tono más grotesca la del locutor Jorge Alfredo Vargas en Voz Populi de Blu Radio, 07.01.2015, cuando con entonado acento lúgubre proclamó que el cura guerrillero Camilo Torres Restrepo fue <<asesinado>> y no abatido por las fuerzas legítimas del Estado en confrontación abierta.
Ah, se murió a mala hora el general Álvaro Valencia Tovar para que le hubiese propinado su muendera a este seudo eleno, burgués de panza llena, zascandil (que busque en el diccionario) y majadero.
Y para cerrar volver a Santos y al fiscal Montealegre para quienes el secuestro extorsivo, el reclutamiento de menores, los asesinatos de civiles, militares y policías y toda esa gama de delitos de lesa humanidad cometidos por las guerrillas, resultan conexos con los punibles políticos y quizás hasta con la inasistencia alimentaria y el hurto de aves de corral.
Ante esta mano de sandeces me declaro partidario de que el almirante Arango Bacci asuma la presidencia, a condición de mantener en su puesto a la primera dama.
Tiro al aire: hemos perdido todo sentido de la sindéresis, este es el mundo de las payasadas, retozan con nosotros como <<… como juega el gato maula con el mísero ratón…>>.

https://contrapuntomedellin.wordpress.com
contrapunto.medellin@gmail.com
@forotw @franjagalvis

Este artículo se puede reproducir libremente por cualquier medio.
Medellín, 08.01.2014

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized