Archivo mensual: junio 2015

Contrapunto: A veces llegan cartas

Contrapunto*
29.06.2015

A veces llegan cartas
Por Francisco Galvis Ramos

No me voy a referir propiamente a la canción de Manuel Alejandro que interpreta Rafael, que lleva el mismo título de esta nota y por cierto una de las que más me gusta de la melomanía romántica, mucho más si es en las voces del propio autor y Ana Magdalena, sino al pliego abierto formulado esta semana a los antioqueños por los senadores Paola Holguín Moreno, José Obdulio Gaviria Vélez y Alfredo Ramos Maya y los representantes a la Cámara Margarita María Restrepo Arango y Federico Hoyos Salazar.
‘De frente’ como dicen por ahí, plantean ellos su franco disentimiento con cierta candidatura, todavía no oficial, al cargo de gobernador del Departamento por el Partido Centro Democrático, PCD, a la vez que decretan la abstención en relación con esa ambición, en ejercicio legítimo del derecho consagrado claramente en los Estatutos en favor de los afiliados al Partido.
Conocido el texto expresé mi adhesión a través de mi cuenta de Tuiter y he explicado que mi abstención es activa, agregando en esta oportunidad que la conciencia no me permite contribuir con mi voto a darle un mal gobernante a Antioquia, aserto fundado en el conocimiento que se tiene del personaje y de la corte de los milagros que lo rodea ya de manera abierta, que son el origen de la discrepancia cada vez más generalizada que ha llegado hasta las bases mismas por efecto de corrosiva metástasis.
Una cosa es ganar una encuesta entre dos o entre muchos, cierto es. Pero también que las campañas están destinadas a torcerle el gollete a las encuestas y el más vivo y reciente ejemplo lo dio el expresidente Álvaro Uribe Vélez camino a la primera de sus dos presidencias, ¡irrefutable! Así es que no hay nada qué alegar en ese sentido.
El hecho es que el PCD no podría comprometerse en una aventura desdichada para los intereses del bien común y del propio Partido. Hay que actuar con cordura y responsabilidad genuinas, porque también lo reclaman los tiempos de persecución que vivimos por cuenta de la pretensión enfermiza al unanimismo del doctor Santos. No cabe reclamar disciplina partidista, ¡inútil!
El ser humano tiende a idealizarlo todo y a divagar mentalmente construyendo castillos de arena que, al primer ventarrón, se van de bruces para comprobar a fuerza del estrépito que los sueños, sueños son, de la manera que predicó el viejo castellano Calderón de la Barca.
Así en política que en la vida diaria, se hace menester contrastar las ilusiones con altas dosis de pragmatismo, ese que nos lleva a elegir caminos: este sí, este no, aquello sí, aquello no, por aquí si, por allá no. Fue lo que hice cuando resigné la precandidatura a la alcaldía de Medellín en favor de Juan Carlos Vélez Uribe. De modo que sé de qué hablo.
Tiro al aire: mi abstención será activa y, de no enmendarse el yerro infortunado, claro que tengo ‘plan b’ para emitir mi voto para la gobernación de Antioquia.

En Twitter @forotw
contrapuntomedellin.worldpress.com
contrapunto.medellin@gmail.com

*Este artículo se puede reproducir libremente.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Contrapunto: Piernas iracundas

Contrapunto*
11.06.2015

“Piernas iracundas”
Por Francisco Galvis Ramos

En la pasada década del 60 la inglesa Mary Quant, mis respetos para ella, revolucionó el mundo de la moda con el lanzamiento de la minifalda: 20 centímetros arriba de las rodillas y 35 de largo desde la cintura.
La dignísima innovadora dijo en su momento que “una mujer es tan joven como sus rodillas”, cosa tan sutil a lo que sostuvieron los griegos antiguos cuando esculpieron que “el hombre tiene la edad de la mujer que ama” que, luego, le atribuyeron injustamente a Marlon Brando, quien casi siempre tuvo la edad de Liz Taylor dada la cantidad de veces que jugaron a estar casados.
La revolución de la minifalda ya es cincuentenaria, no escapando a pesadas cargas de profundidad lanzadas desde púlpitos, ya no tanto, direcciones de colegios, ya menos, constituyendo el mayor atentado el de aquellas mujeres de piernas gruesas que insisten en llevarlas útilmente donde definitivamente no van bien.
A la reciente primavera desatada en algunas naciones árabes mediante rebeliones populares triunfantes contra hegemonías políticas y gobiernos corruptos, Egipto, Túnez, etc., se suman por estos días las campañas de mujeres musulmanas en Argelia y Túnez por el derecho a usar minifaldas, en tenaz enfrentamiento con sectores radicales según lo cuenta el diario digital El Huffington Post, edición del 07.06.2015.
Las londinenses inauguraron el uso de la prenda y se volvió toda una cultura que se regó como verdolaga en playa por el mundo occidental, superando toda controversia y ahogando toda prohibición gracias entre otras cosas a que fue adoptada provocadoramente por mujeres espectaculares del calibre de Jacqueline Kennedy, Twiggy, Bridgitte Bardot y Nancy Sinatra, no faltándole mártires como la estudiante Geysi Villa Nova Arruda expulsada en 2009 de una universidad paulista por la gravísima afrenta de enfundarse una minifalda.
¿Se imaginan ustedes, de haber aparecido el aparejo por las calendas de la Inquisición o de monseñor Ismael Perdomo, la cantidad de leña que se hubiese necesitado para mantener encendidas las hogueras y la cantidad de baculazos que se habría blandido a diestra y siniestra entre la díscola feligresía?
Desde el punto de vista estético la minifalda es un traje a todas luces perfecto, desde que esté confeccionado en telas bien concebidas en texturas, tramas y colores y excelente diseño, para que sean llevadas sobre unas graciosas piernas jóvenes bien torneadas, que contrasten con el paisaje de cemento y asfalto de las ciudades ya de por sí desposeído de arboledas, jardines y flores.
El lema “Mi dignidad no está en el largo de mi falda”, hace estragos en Facebook y otras redes sociales, sacudiendo las sociedades árabes retardatarias y está encarnando aceleradamente la lucha de aquellas valientes mujeres por la conquista de sus derechos, en especial a vivir como mujeres pensantes y dignas y a mostrarse ante el mundo con sus atributos que en nada difieren de los del resto las mortales, como ya lo hacen algunas adelantadas a través de la Web bajo el llamativo mote de “piernas iracundas”.
Ni se le volverá a ocurrir al vigilante de la Universidad de Argel tenderle otra aduanilla, ni al rector volver a desempolvar el código de ética de los tiempos de Hammurabi, para impedirle a otra estudiante de Derecho el acceso a presentar un examen.
Tiro al aire: hay que estar con todas las mujeres que quieran lucir sus encantos lucibles, que de ello algo quedará para escribir un artículo.

En Twitter @forotw
contrapuntomedellin.worldpress.com
contraputo.medellin@gmail.com

*Este artículo se puede reproducir libremente.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Contrapunto: La miseria habita entre nosotros

Contrapunto*
08.06.2015

La miseria habita con nosotros
Por Francisco Galvis Ramos

A las 805 millones y punta de personas que bostezan a todo momento en el mundo porque padecen hambre, todas las sociedades le aportamos la respectiva cuota y para no ir muy lejos en las estadísticas que arroja la geografía humana, en Medellín, que poblamos aproximadamente 2 millones 500 mil habitantes, la miseria que habita con nosotros alcanza la cifra escandalosa de un poco más de 350 mil habitantes, que no tienen nada para satisfacer nada, una población del tamaño de Buenaventura, hecho que tiene de problemático que parece invisible, pero que está dramáticamente vivo.
Los hechos de violencia, los asentamientos anormales, la ausencia de valores morales, el tráfico de personas y drogas, el delito famélico, no siempre tienen qué ver con la concupiscencia por el dinero fácil, ni con el dominio territorial, sino que también y en grado superlativo con la satisfacción de necesidades básicas de alimentos, vestido, techo.
Los gobiernos destinan recursos para paliar las carestías, pero no atacan las causas que llevan a la miseria extrema y ponen el mayor acento en la construcción de obras públicas que, si bien algunas son impostergables y generan recordación, en nada copan las necesidades esenciales insatisfechas.
La cosa es que todos los seres humanos tenemos las mismas necesidades fundamentales qué cubrir para hacer la vida ojalá más que llevadera, pero no todos tenemos las mismas oportunidades para generar ingresos, educarnos, vivir bajo estándares adecuados de seguridad alimentaria, vivienda digna, saneamiento básico, salud y acceso a los servicios públicos domiciliarios, a la educación, al transporte.
Para nada hay que debatir sobre por dónde empezar cuando todos, montescos y capuletos, estamos de acuerdo en que lo fundamental está en poner el acento en la buena educación con panzas llenas, para que los cerebros funcionen adecuadamente y de ello hacen parte la jornada única con los dos ‘golpes’ diarios bien balanceados, para aproximarnos a una educación básica y secundaria que facilite desarrollar en los ‘pelaos’ las competencias necesarias para afrontar con mejor éxito la formación universitaria y la inserción en la vida económica, social y política de la Nación.
Me llama positivamente la atención que aquello sea un fuerte compromiso del doctor Juan Carlos Vélez Uribe, candidato a la alcaldía de Medellín por el Centro Democrático, sumado a que se propone expandir por toda la ciudad la educación superior virtual de la mano de las Instituciones Universitarias nacionales y extranjeras que están ofreciendo programas educativos de tal índole.
El candidato va en la dirección correcta porque hay que formar mejor a los jóvenes y avanzar en la cobertura en educación superior que tiene un déficit cercano al 55%, que se explica en que no ha habido administración municipal que se ocupe seriamente en atacar el fenómeno, teniéndolo todo para marcar diferencia con el resto del país.
Mi voto será por esta opción e invito a los demás a hacer otro tanto y entre todos poner a Medellín en el camino correcto del desarrollo humano que reclama y merece.
Tiro al aire: hay que reemplazar la administración del cemento por la administración del conocimiento, avanzar de la cultura de la manufactura del hormigón armado a la cultura de la mentefactura.

En Twitter @forotw
contrapuntomedellin.worldpress.com
contraputo.medellin@gmail.com

*Este artículo se puede reproducir libremente.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Contrapunto: ¿Qué tanto sabemos de hambre?

Contrapunto*
02.06.2015

¿Qué tanto sabemos de hambre?
Por Francisco Galvis Ramos

No sé qué tanto sepamos de hambre cuando nunca la hemos padecido, pero hay cifras que nos aproximan a los estómagos vacíos: para 2014 805 millones de personas padecían hambre, el 15% en los países subdesarrollados; 66 millones de escolares iban a las aulas con hambre; algo más de 3 millones de niños menores de 5 años murieron en el planeta por hambre.
Es dramático, ni el Programa Mundial de Alimentos de la FAO alcanzaba a tener los 3.200 millones de dólares que requería para llegar a los 66 millones de niños en edad escolar que padecían hambre, ni el asistencialismo de los gobiernos no da abasto para atender las necesidades generales, al paso que los que tenemos alacenas y neveras llenas y los negocios de la alimentación desperdiciamos mucha comida, porque sí, porque nos da la soberana gana de no alzar la mirada y no extender la mano hacia el prójimo.
Este 29 de mayo la redacción de BBC Mundo publicó un reportaje dando cuenta de la lucha del parlamentario francés, Arash Derambrsh, un joven de 35 años que supo lo que fue pasar hambre, para lograr la expedición de una Ley que obliga a donar los alimentos sobrantes con fechas de vencimiento próximas y a no dañarlos deliberadamente. Proclama este que es “escandaloso y absurdo” tirar a la basura la comida que todavía puede ser aprovechada por los necesitados.
Difícilmente se podría estar en desacuerdo con aquel político nada convencional, no lo estoy y al contario lo secundo, como también a su paisano el clérigo Abate Pierre fundador de Los Traperos de Emaús, cuando enseñó que “al hombre hay que llenarle el estómago para después hablarle de lo que lleva adentro (el alma)” y ahora mismo al papa Francisco quien preguntó “¿por qué el pan y el trabajo no llegan para todos?”
Se estima que el 67% de los consumidores y el 33% de los supermercados, tiendas vecinales, restaurantes, puestos de comidas rápidas, cafeterías, etc., seríamos los responsables casi que a título de dolo de la comida que va a los vertederos que, en el caso francés, alcanzaría las siete millones de toneladas/año, según un estudio elaborado para la Cámara de los Comunes de Inglaterra.
Escandaloso que el desperdicio de alimentos en la Unión Europea sea de 179 kilos por habitante/año y que en el mundo entre 1.200 y 2.000 millones toneladas de alimentos no lleguen a ningún comensal, mientras que 795 millones de habitantes en el planeta no tiene alimentos, según la ONU.
La cosa no queda ahí, porque se necesitaron 550.000 metros cúbicos de agua para cultivar los productos que terminaron desechados o no cosechados. No solo botamos comida sino que también agua a borbotones. Y los pobres muriendo de apetencia y sed.
Grave el panorama, porque la ONU estima en 2050 seremos 9.000 millones de habitantes y la FAO que la producción de alimentos tendría que acrecentarse en el 70% para cubrir la demanda.
Hay que apoyar gestas como la de Derambrsh, al mismo tiempo que a los bancos de alimentos y meternos en las cabezas que, en lugar de desperdiciar, debemos compartir para aliviar las penurias de nuestros semejantes.
Tiro al aire: ahora pueden irse a comer tranquilos porque nadie padece hambre sobre la faz de la tierra. ¡Plop!

En Twitter @forotw
contrapuntomedellin.worldpress.com
contraputo.medellin@gmail.com

*Este artículo se puede reproducir libremente.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized