De Francisco Galvis Ramos: ¡Escándalo!

Contrapunto*
04.08.2017

¡Escándalo!
Por Francisco Galvis Ramos

El Diccionario de RAE, trae una acepción de escándalo, entre varias, y la que viene al caso de hoy es la acepción “3. Desenfreno, desvergüenza, mal ejemplo.”.
Se trata de las obras por valorización de El Poblado, iniciadas en la administración del alcalde Aníbal Gaviria Correa y continuadas por el actual Federico Gutiérrez Zuluaga a través del Fondo de Valorización, financiadas con contribuciones obligatorias de los propietarios que domésticamente las han pagado, pero que llevan por nombres los de unos señores muy aseñorados que nada qué ver con ellas, denominaciones que obedecen a motivaciones sectarias y nada mas.
Hace unos días El Colombiano, el hermano mayor de Q’Hubo, como por equivocación informó de los sobrecostos multimillonarios de dichas obras y por proponerles un ejemplo, se dijo que en la construcción del solo deprimido de la Transversal Inferior con Los Balsos aquellos ascendieron a la no despreciable suma ocho mil ciento sesenta millones de pesos, $ 8.160’000.000, cifra que bien deletreada representa un escándalo que merece investigaciones minuciosas, a fondo, y las consiguientes sanciones, las principales: investigaciones penales, disciplinarias, fiscales con la traducción a detrimento patrimonial y la repetición contra los responsables de los inmensos daños al bien y a la moralidad públicos: alcaldes, juntas directivas, representantes legales, contratistas.
Lo que ya se sabe es que esas obras estuvieron mal diseñadas, que su planeación fue pésima, la contratación apresurada, los contratistas perversos, la interventoría deficiente y todo eso sumado es, aquí o en cualquier parte, terreno abonado para la corrupción.
Algo peor, no se sabe de la aplicación de multas, mucho menos de la imposición de la cláusula de caducidad a los contratistas morosos o incumplidos. Aquí se ha asaltado la buena fe del público contribuyente y de la comunidad en general.
Tiro al aire: el alcalde bien puede seguir cosechando buenos puntos en las encuestas, pero levantada la enjalma se ven las peladuras.
*Este artículo se puede reproducir por cualquier medio sin necesidad de autorización expresa del autor.

Invitación a escuchar la emisora RADIO MEDELLÍN CULTURAL ( muy musical) a través de la pagína infolocal30.com – Al final de la página encontrarán el link de acceso.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De Francisco Galvis Ramos: ¡Corrupción!

Contrapunto*
03.07.2017

¡Corrupción!
Por Francisco Galvis Ramos

El Diccionario de RAE, define corrupción como: acepción “1. Acción y efecto de corromper o corromperse.” y acepción “4. En las organizaciones, especialmente las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores.”, no siendo ajenas a ella las personas naturales y jurídicas privadas porque, como se responde a la pregunta fundamental de sor Juana Inés de la Cruz, tanto peca el que paga por la peca como el que peca por la paga, que en lenguaje chibcha sería como contestar a: ¿quién delinque más: el coimero que da la coima o el coimero que la recibe?
Les comparto unas breves reseñas de libros sobre la corrupción que, no lo duden, deben ser como textos de cabecera de corruptos para la estructuración de los asaltos al bien común, estructuraciones que, no empecen los refinamientos, dan lugar a caídas mortales como sería el caso de Odebrecht de los que van quedar muchos supuestos “calumniados” en Latam, pero sumamente ricos y hasta penalmente indemnes por los principios de oportunidad bien manejados, sutiles coartadas, tecnicismos, poderosos encubrimientos, investigaciones poco entusiastas, investigadores nada comprometidos con la causa de la ética pública y la aplicación de la ley penal.
De seguro los corruptos duermen con ellos debajo de las almohadas, y son: Red Notice, de Bill Browder, en que narra cómo labró su inmensa fortuna arropado por la corrupción en la Rusia de Vladimir Putin y acera de la manera en que fue torturado y asesinado su abogado; Predator Nation, en el que Charles Ferguson desvela como los pícaros con suerte e influencia se han tomado a los Estados Unidos; The Corrupción Of Capitalism, en el Guy Standing señala la globalización, las exenciones fiscales, las puertas giratorias entre política y privados y viceversa, la privatización de servicios públicos, como fuentes de inmensas fortunas para los rentistas y de más pobreza para los pobres; Laurence Cockcroft en Global Corrupción deja ver como la codicia y el crimen organizado van de la mano, aprovechando la integración de mercados y la expansión de la economía mundial y plantea fórmulas para afrontarla; Corruption And Devolement In Indian Economy, de Arup Mitra y Chandan Sharma, quienes comparan la corrupción entre distintos paises y el impacto que tiene en su desarrollo. Quién desee una información un poco más extensa, aunque no tanto, podrá verla en Dinero del 03.02.2017, pág. 18.
Quiero también reseñar y recomendar la lectura del artículo en Ámbito Jurídico, No. 463 pág. 24, de Andrés Mejía Vergnaud, bajo el título ‘Insider Trading’, para que se vea cómo se toma ventaja en la compra y venta de acciones en el mercado de valores de la mano de información privilegiada a cuya cacería se desatan bandadas de buitres, otra forma de corrupción criminal extendida. Recomienda él la investigación periodística Black Edge, de Sheelah Kolhartkar periodista de The New Yorker y la serie de ficción Billions disponible en Netflix.
Tiro al aire: la corrupción está presente donde menos se espera y solo tendrá un tanto de remedio cuando se eduque en Ética, bajo régimen prusiano, desde la más tierna edad.
*Este artículo se puede reproducir por cualquier medio sin necesidad de autorización expresa del autor.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De Francisco Galvis: NO HAY PAN COMIDO

Contrapunto*

NO HAY PAN COMIDO
Francisco Galvis Ramos

En política no hay pan comido y son decenas de ejemplos los que demuestran el aserto.
Comenzando en lo local, el doctor Juan Carlos Vélez Uribe marcaba en las encuestas bien distante de quien le hacía place, lo que hizo -me cuentan- que quince días antes de la elección cesará casi toda actividad, con el resultado conocido: no hay pan comido. Y para qué hablar de los corresponsables de la pésima decisión, siendo que están bien acomodados en la burocracia.
En el plano nacional abundan los ejemplos de candidatos presidenciales que entre la primera y la segunda vuelta pierden la elección: Antanas, Zuluaga. Pruebas de más de que no hay pan comido.
Afuera de las fronteras, mírese el asunto Clinton/Trump. Ganó quien no tenía cómo ganar: no hay pan comido.
Ahora mismo en Gran Bretaña la primera ministra Theresa May empieza a pasar las verdes y las maduras para ganar, en elecciones anticipadas, las mayorías parlamentarias que le permitan manejar a sus anchas los desarrollos del Brexit. El Partido Laborista ha comenzado a pisarle duro los talones a los conservadores en las encuestas y corre el inminente peligro de tener que desalojar el 10 Downing Street en favor de Jeremy Corbyn líder laborista quien, comenzando como Out Sider, cada vez se afianza más y más en el liderazgo partidista, ante todo por al férreo apoyo de los miembros de a pie del partido y no del grueso de la representación que obcecadamente se le sigue oponiendo. Aquí la conclusión no es otra que: no hay pan comido.
Y camino a la sucesión presidencial en Colombia, el doctor Santos y demás amigos de la irreflexiva coalición parlamentaria que le da oxígeno, van a ver que no hay pan comido. En primer lugar porque, cada vez más, el doctor Germán Vargas Lleras toma más distancia del presidente, los conservadores están en una especie de calma chicha frente al gobierno y buscarán afanosamente incrustarse en una candidatura que los saque del estado comático en que se encuentran y los del Partido de La U que desgranados van ingresando al Centro Democrático, urgidos por el abandono del electorado que, cada vez más, les resulta esquivo. En este sentido crece la audiencia en todo el país en torno a figuras como Luis Alfredo Ramos Botero, quien terminará por recoger a tirios y troyanos, incluidos amplios sectores liberales, Germán Vargas Lleras, Iván Duque y Marta Lucía Ramírez. No hay pan comido para eso que llaman santismo vergonzante.
Tiro al aire: al presidente Santos se le tragaron la mermelada y abandonado por la opinión y por los enmermelados va camino de acumular más desprestigio que el expresidente Samper Pizano, lo que ya será mucho decir, gran vergüenza, para la posteridad. 06.06.2017

Pueden seguirme en Twitter: @forotw
—-
*Esta columna se divulga a través de WordPress, Gmail.com, Tuiter.com y en diarios digitales y emisoras que gentilmente le dan albergue hospitalario y se puede reproducir libremente por cualquier medio.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De Francisco Galvis: ¡CÓLICO MISERERE!

Contrapunto*

¡Cólico miserere!
De las carreras no queda sino el cansancio
Francisco Galvis Ramos

Más costosa que la voladura de oleoductos, nos resulta a los colombianos la dinamita que el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC despachan sobre la Constitución en su loca carrera por adecuarla a las necesidades de unos acuerdos que el pueblo sigue rechazando (a juzgar por los resultados de las encuestas) y cuyo contenido íntegro (tiene partes secretas se ha dicho) apenas si conocen quienes estuvieron en La Habana en la idílica negociación.
A estas horas la mamertería bogotana en pleno se rasga las vestiduras por lo que sería el contenido de una sentencia de la Corte Constitucional, cuyo texto nadie conoce salvo los magistrados, que a juzgar por el comunicado de prensa que la anunció, comportaría una muy tibia morigeración de las cargas explosivas que le han despachado a la Carta Política a través de sucesivos misiles tipo fast track.
El gobierno de las FARC anda apurado, como si padeciera de un corre que te alcanza con cólico miserere incluido, y no supiera que de la carreras no queda sino el cansancio, para lo que no le han faltado turiferarios de variada índole, incluidas algunas connotadas raposas jurídicas (como es el caso del abogado Henao y el advenedizo chapetón Enrique Santiago), articulistas bien pagados con gordos contratos de prestación de servicios y locutores, cada vez menos, que a duras penas hilan remedos de razonamientos jurídicos.
Que la Corte tenga que declarar que el Congreso no es el Notario del presidente ni de nadie, es de entrada una enormidad. De aquí en adelante, si desean apretarse más la soga será asunto de los señores congresistas de tarasca abierta a todo lo que sea mermelada, y que la Corte ya no ejerza (al menos esta vez) la guarda de la Constitución sin tener en cuenta halagos y sinecuras, es ya un logro que le devuelve a la mortalmente herida democracia, al menos sobre el papel, la separación de poderes, fundamento inamovible se su existencia.
Hay que repudiar la costumbre de la Corte de anticipar los fallos mediante comunicados de prensa, cuando lo que les procede es que los publiquen en su integridad una vez firmados (expedidos) y no antes.

Tiro al aire: nadie, que se sepa, es enemigo de la Paz. Lo que se discute es el cómo se implementa. ¡No atropellen!

Pueden seguirme en Twitter: @forotw
—-
*Esta columna se divulga a través de WordPress, Gmail.com, Tuiter.com y en diarios digitales y emisoras que gentilmente le dan albergue hospitalario y se puede reproducir libremente por cualquier medio.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De Francisco Galvis: OUTSIDER

Contrapunto*

¡OUTSIDER!
Francisco Galvis Ramos

Con la expresión Outsider se designa en política a una persona situada por fuera de los aparatos partidistas en la lucha por el poder. Como tal, Trump se alzó con la candidatura republicana, así después se haya hecho a la presidencia adentro de un aparato partidista. Emmanuel Macron obtuvo la elección presidencial en Francia en condición de outsider.
En ciertos momentos históricos las sociedades, hastiadas hasta el mareo con los políticos profesionales y las maquinarias partidistas corruptas, recibe con alivio la aparición de personajes que, venidos de la nada, les puedan representar una esperanza y, si por fuera de los partidos, cuánto mejor.
Un outsider, para ganar, no requiere ofrecer un extenso vademécum de soluciones, dijéramos una amplia lista de mercado, para cautivar al electorado. Colombia, desde luego tiene muchas necesidades insatisfechas, pero la mayor urgencia que anida en el alma colectiva es, de lejos, encontrar a ese alguien que reconstruya la perdida unidad de la Nación, destruida, aherrojada a extremos extraordinarios por el presidente Juan Manuel Santos y el séquito de asaltantes que lo rodea: unos, que destruyen la poca Democracia que quedaba y otros, que en bandadas de asalto exprimen el erario.
Recordemos, además, que Colombia viene de un fuerte bipartidismo que, al hacer agua ante los ciudadanos, dio paso a una colcha de retazos de fracciones y facciones que, a su vez, se han agotado, tal vez con excepción del Centro Democrático que, por momentos desnuda también su condición inorgánica porque, como ya lo escribí en una red social, no basta con tener estatutos y personería jurídica para ser Partido, si este no se representa en una fuerza orgánica.
Con la excepción antes dicha, no se ve en Colombia un Partido que pueda sustentar una candidatura presidencial fuerte hacía el 2018, de donde toma fuerza la posibilidad para un outsider y este no podría ser otro que Luis Alfredo Ramos Botero, así en el camino se le sumen partidos y movimientos y políticos corruptos, pero de cuyas nefastas influencias habría que estar sobre alertas.
Yo, a la fecha de hoy, pertenezco al Centro Democrático, pero albergo dudas de que lo estemos haciendo todo lo bien que el honorable público merece y me comporto a su interior como un outsider -que no es igual a disidente, ni jauría-, demandando una purga muy necesaria de personajes dedicados a chuparle rueda al senador Uribe.
Por ningún motivo el Centro Democrático se puede convertir en el sumidero de la política nacional, menos cuando ese papel le está reservado con sobrados méritos al Partido de la U o a cualquiera de esas otras catervas que con el forman la mal llamada unidad nacional.
Tiro al aire: vean ustedes como estamos y los Pedros sigue cortando orejas.

Pueden seguirme en Twitter: @forotw
—-
*Esta columna se divulga a través de WordPress, Gmail.com, Tuiter.com y en diarios digitales y emisoras que gentilmente le dan albergue hospitalario y se puede reproducir libremente por cualquier medio.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Contrapunto: Visaje, de Francisco Galvis Ramos

Contrapunto*

¡VISAJE!
Francisco Galvis Ramos

Me parece que el articulista de El Colombiano, señor Juan José García Posada, periodista altas notas, atinó en sus observaciones respecto de la manía del alcalde de Medellín de hacer de cualquiera situación anormal, que tan corrientes se han vuelto, un caso de Sheriffato, como cuando abusa de los casos de atracos y otras situaciones de inseguridad para volverlos motivo de visaje y lucimiento mediático. (“Pero el alcalde no es un sheriff”, 1º de mayo).
Lo que está consiguiendo el burgomaestre con el constante abuso de las redes sociales y en general de los medios de comunicación, es darnos la razón a quienes señalamos que su desempeño se endereza a mantenerse en altas cotas en las encuestas y no a gobernar, ni a dirigir el equipo de gobierno (porque él no lo puede hacer todo a la vez), un equipo que hasta el presente no pasa la prueba ácida de las ejecutoria eficaces.
Hace años le preguntaron a cierto ciudadano, que cómo le había parecido el gabinete de cierto gobernador y dio como respuesta que le parecía mejor el gabinete de un cierto dentista llamado Niño Malo, que daba pedal todo el día para mover la fresa con que torturaba a la clientela. Eso es lo que yo creo que es el gabinete del ingeniero Federico Gutiérrez, en su mayoría, porque unos pocos buenos hay por la gracia de Dios que tanto ama a los hombres.
En este período no tenemos alcaldía propiamente, sino un Sheriffato a cargo del Sheriff Gutiérrez que monta bloque de búsqueda a cada oportunidad que se le pinta calva, no faltándole sino que salga en averiguación de gatos y tornillos perdidos, pareja exhibición por cuanto medio local o nacional de tales cuales formidables acciones que, en otras latitudes, no serían más que el cumplimento elemental del deber.
Y que conste que lo he oído de muchas personas ajenas a la política, que se revelan a tanta falta de recato en el obrar del mandatario. En lo personal le he profesado afecto al alcalde, pero ya me van cayendo gordos los excesos mediáticos y esa manera de actuar no tiene nada de innovadora porque son una repelencia continuada.
Loa alcaldes son jefes locales de Policía, pero las autoridades de policía propiamente dichas son los policías o patrulleros que ahora llaman, así su desempeño no guarde relación con su denominación y es a quienes corresponde perseguir atracadores, ladrones, sanguijuelas, malandros, delincuentes de toda pelambre como primeros respondientes.
Tiro al aire: El alcalde debe devolverle la majestad al cargo. Gobernar y dirigir, y dejarse de bobadas o terminará caricaturizado a la manera de un Sheriff del medio oeste, según la expresión bien traída por el articulista arriba mencionado.

Pueden seguirme en Twitter: @forotw
—-
*Esta columna se divulga a través de WordPress, Gmail.com, Tuiter y diarios digitales que gentilmente le dan albergue hospitalario y se puede reproducir libremente por cualquier medio.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Francisco Galvis: Manejo del idioma

Contrapunto*

MANEJO DEL IDIOMA
Francisco Galvis Ramos

A propósito de lo que diré, les comparto una anécdota de cierto Inspector de Policía escaso de competencias para el cargo, que fue llamado a atender el evento de un sujeto que decidió morir ahorcado. Llegado al sitio, el funcionario ordenó que al occiso se le hiciese el ‘descolgamiento’ para proceder al levantamiento del cadáver, que así se llamó la diligencia por muchos años.
Ya sobre el suelo, el hombre procedió al ‘levantamiento’ y parte sin novedad.
Todos vivimos del idioma, en especial los periodistas que de él derivan el sustento o pitanza que llaman, pero que le dan sombrerazos a cada rato en lo que son campeones los narradores y comentaristas deportivos.
Punto aparte ciertos mandos policiales más bien faltos en competencias comunicativas.
En El Colombiano del 22 de abril, víspera del Día del Idioma, se reseña el asesinato de José Antonio Ocampo Obando, a cuyos pormenores no me voy a referir, sino la hecho de que en la noticia se alude al ‘levantamiento del cadáver’ por parte de la Policía Judicial.
He de decirle al señor periodista y al corrector de estilo del diario que, en estricto lenguaje jurídico, debe decirse Inspección de Cadáver, sea que esté tendido, colgado, de medio lado, boca arriba o boca abajo, o lo que quieran.
Otro caso de uso cuestionable es el de tráfico y tránsito por parte de periodistas y autoridades que, si bien tienen definiciones parecidas pero diferentes, en el Diccionario de la Real Academia Española, en la práctica están diferenciadas. Para el Diccionario transitar es “ir o pasar de un punto a otro por vías o parajes públicos, 2. Viajar o caminar haciendo tránsitos” y traficar, en la acepciones que vienen al caso, es “comerciar, negociar con el dinero y las mercancías. 3. Hacer negocios no lícitos.”.
Ahora bien, Yo, tú, él, nosotros, vosotros, ellos, transitan y transitamos y no traficamos de un lugar a otro a pie o en METROPLUS. La cosa es clara, existen las autoridades de Tránsito y Transporte y, que se sepa, no de tráfico y transporte y un Código de Tránsito porque del tráfico se encargan las leyes de estupefacientes, las Policía Antinarcóticos, la DEA.
Tiro al aire: Para evitar confusiones y malos entendidos, diferenciemos y no le demos patadas al lenguaje.

Pueden seguirme en Twitter: @forotw

—-
*Esta columna se divulga a través de WordPress, Gmail.com, Tuiter y diarios digitales que gentilmente le dan albergue hospitalario y se puede reproducir libremente por cualquier medio.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized