Archivo mensual: julio 2014

De Francisco Galvis: DE CIERTAS PISTOLAS

31.07.2014
Contrapunto

De ciertas pistolas
Francisco Galvis Ramos

Consta en los anales de mi accidentada existencia que soy demócrata, de derecha, militante del lado de la ley y el órden y no siendo hora de cambiar de bando lo sigo siendo y lo seré para siempre.
El director de la Policía, General Palomino, respaldado por el ministro Iragorri, se propone introducir al país el uso de las pistolas TASER X2 cuya ‘utilidad’ consiste en inmovilizar a los seres vivos, en este caso a personas sean buenas, regulares o malas. O sea para eche con todos los marranos
He propuesto que se ensayen dichos artefactos en las nalgas de los señores generales, ahora agrego que también en el fundillo del señor ministro, pero con descargas entre 5, 10 y 50 miliamperios, para que veamos de qué se trata ya que el asunto no es tan sencillo como lo quieren hacer ver.
En los Estados Unidos se han dado casos letales, al punto que la Unión Americana de Libertades Civiles, ACLU, de la Florida ha pedido insistente a las autoridades que hagan claridad acerca de las muertes producidas con las TASER X2, como las de Maykel Barrera, Treon Johnson, William Sams, del joven colombiano Israel Hernández y quién sabe de cuántos más a manos de la policía.
La cosa es de una sencillez abrumadora. Si se han registrado abusos con el uso de los populares bolillos, que han dado lugar a condenas indemnizatorias en contra la Nación, dado el abuso de la fuerza, algo más cabría esperar del despliegue con las TASER X2. Al efecto recordemos aquel dicho: más peligroso que policía estrenando bolillo.
Hasta el momento solo el alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, se ha pronunciado en contra del uso de esa arma para las prácticas policiales. Ni el de Bogotá, enredado en leguleyadas y contratos, como tampoco el de Medellín, han dicho esta boca es mía sobre la procedencia de las descargas eléctricas en sus jurisdicciones. Mala cosa porque no deben olvidar ellos que, siendo jefes de policía, tienen arte y parte en la discusión
Los Derechos Humanos, los derechos de las personas a la vida y a la integridad física, les corresponde promoverlos y garantizarlos a todas las autoridades, a la fuerza pública y a los alcaldes por igual, porque fueron proclamados, no para enmarcarlos y decorar con ellos los despachos oficiales, sino para hacerlos realidades ciertas de todos los días y en todas la circunstancias.
Los propagandistas tapan descaradamente los probados antecedentes letales de la operación de estas armas por manos de agentes incompetentes, de irresponsables, de villanos que fueren.
Se comienza por decir que se trata de controlar el hampa común, pero de allí a utilizarlas para perseguir la protesta cívica o política no hay sino un delgado y corto hilo para reventar. Y lo veremos. O sea, que no a las pistolas TASER X2.
Tiro al aire: en la derecha se sabe más del valor efectivo de los derechos humanos que en la izquierda. O dígame lo contrario la federación de mamertos.

https://contrapuntomedellin.wordpress.com
contrapunto.medellin@gmail.com
@franjagalvis @forotw

Este artículo se puede reproducir libremente por cualquier medio.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De Francisco Galvis: POR LA MISERICORDIA DE DIOS

23.07.2014
Contrapunto

Por la misericordia de Dios
Francisco Galvis Ramos

El asunto entre Israel y los terroristas palestinos, no todos los palestinos desde luego, es una novela por entregas cuyo final, si acaso, tendrá lugar en el juicio final allá en el valle de Josafat al que, según las Escrituras, concurriremos todos sin excepción a dar cuenta de nuestros actos.

El actual capítulo tiene origen en el homicidio de tres jóvenes israelitas a manos ya se sabe de quiénes y vana la pretensión si esperaban que el tema quedara resuelto así no más, sabiéndose de antemano que el pueblo de Israel no es cordero manso que vaya al humilladero a ofrendar su sangre sin consecuencias.

Claro que conturban las imágenes de tanta destrucción y tantos muertos de la edad que fueren, pero hay que convenir en que el que la busca la encuentra o, como se decía antes, cuando las nalgas quieren rejo ellas mismas lo buscan. Solo mentes estúpidas podrían pretender la mecha y tirar voladores contra una nación bien armada. Verdad de Perogrullo.

Aquí lo grave es que un gobierno débil, como el palestino, no tenga manera de meter en cintura a las hordas fanáticas que han desatado tamaño daño contra su propio pueblo. Lo que se vive en Palestina es el resultado del desafuero que así misma la infesta. Y lo que es peor, no hay ojo de santa Lucía que pudiera valer.

La solución extrema estaría en que el doctor Santos mandará las fuerzas antimotines a controlar la situación, pero con el grave riesgo de quedarse sin las ESMAD para apagar con agua las protestas por el agua, o que el doctor Samper avanzara al frente de las tropas de UNASUR a idéntico efecto.

Hay cosas imperdonables que no caben ni aún en las cabezas más mal puestas: cómo es que ayer se dieron en Bogotá los funerales de la niña asesinadas por la guerrilla en un CAI de Arauca y, al tiempo, el presidente de la República asistiera a un desfile de modas en Medellín.

No señor presidente, no estamos para canutillos y lentejuelas. El país bajo el estrepito de bombas, voladuras y acumulando caídos inocentes y usted de espaldas a la realidad guardando sospechoso mutismo. Aquí, que el silencio otorga no es un decir, es cruel realidad.

Y no me voy a referir aquí ni a los pocos que en el Congreso han exhibido carteles, ni a los que por las redes sociales se halan las mechas por los espantosos sucesos de Gaza y, a la vez, no han tenido una lágrima para llorar a nuestros propios niños. ¡Por la misericordia de Dios!

Tiro al aire: cae la sintonía de los noticieros privados de televisión y sube la del Canal del Congreso. Lo que ya es mucho decir.

https://contrapuntomedellin.wordpress.com
contrapunto.medellin@gmail.com
@franjagalvis @forotw

Este artículo se puede reproducir libremente por cualquier medio.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De Francisco Galvis: De autores y detectives

Contrapunto
13.07.2014

De autores y detectives
Francisco Galvis Ramos

Me fascinan las novelas policíacas porque plantean y resuelven casos criminales con total cierto y son bastante entretenidas. Cada autor pone su estilo y tienen en común un caso qué resolver, un criminal, a veces ambientes problemáticos y carencia de ética y un investigador sea detective o policía.

Edipo Rey de Sófocles es quizás el texto precursor del género en el que Edipo adelanta una investigación que da un resultado insospechado, él mismo es el responsable. En la Biblia hay pasajes que en algo se asemejan al género policíaco. En ella hay de todo, hasta lecciones de economía y buen gobierno.

En 1796 y 1818 ven la luz El Monje de Mathew Lewis y Frankestein de Mary Shelley, de tramas pavorosas que aportaron esclarecimientos lógicos a los casos expuestos. Vienen luego las ficciones de Edgar Allan Poe, entre ellos en 1841 Los crímenes de la calle Morgue, luego El escarabajo de oro y La carta robada en 1844, año este punto de arranque de la novela de misterio con la publicación de El concepto de angustia de Soren Kierkegaard y El cuervo de Poe.

De autores todavía contemporáneos me gustan fundamentalmente la señora Agatha Mary Clarissa Miller, 1890-1976 y George Joseph Christian Simenon, 1903-1989 conocidos en el mundo editorial como Agatha Christie y George Simenon. Christie sin duda ha sido la más prolífica de todos los tiempos: traducida a más de 100 idiomas y ediciones que superan los cuatro millones de ejemplares vendidos, únicamente superada por Shakespeare y la Biblia y quizás sí o quizás no El Quijote.

De su obra se destacan Diez Negritos, su novela más vendida por encima de 100 millones de ejemplares y El asesinato de Roger Ackroyd honrada como la mejor de todos los tiempos por la Asociación de Escritores del Crimen, al tiempo que Asesinato en el tren de oriente y muerte en El Nilo y la obra de teatro La ratonera representada en más de 25.000 ocasiones en el londinense teatro Ambassador.

Con menor producción y menos ventas, Simenon fue otro escritor magnífico quien, lo dijo, concebía una novela en un día y la escribía en dos semanas, algo ciertamente envidiable para cualquiera dado al arte de juntar palabras con sentido, como suspiros le habrían arrancado al doctor Turbay Ayala las dos mil amantes que dijo haber tenido.

A Simenon, traducido a 55 idiomas, con 192 novelas bajo su firma y 30 más bajo seudónimos para algo así como 550 millones de ejemplares vendidos, le cupo el honor de ser considerado por André Gide y otros como un gran escritor de todos los tiempos. El difunto filántropo, El ahorcado de la Iglesia, Una extraña sirvienta, Maigret y el caso del ministro, Maigret se defiende, Stan el asesino, La mirada indiscreta, son algunos de sus títulos.

Mucho cabría aquí acerca de este par de monstruos, como de sir Arthur Conan Doyle creador de Sherlok Holmes, ese grandioso detective tan arquetípico como Hércules Poirot de la señora Christie y el Inspector Maigret de Simenon, que entre páginas campean triunfantes esclareciendo crímenes por donde quiera los llevaron estos magos de la novela policíaca, cuya lectura no dudo en recomendar con urgencia a fiscales y policías judiciales sea que aviven sus escasas, deplorables competencias.

Tiro al aire: y para lo que son las prácticas mafiosas de la FIFA habría que contratar en conjunto a Poirot, Maigret y Holmes para las averiguaciones pertinentes relacionadas con el título otorgado a Lionel Messi.

https://contrapuntomedellin.wordpress.com
contrapunto.medellin@gmail.com
@franjagalvis @forotw

Este artículo se puede reproducir libremente por cualquier medio.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Ocho nombres famosos detrás de empresas famosas

Tomado de ideasinversion.com 08.07.2014

La historia de 8 nombres famosos

¿Qué hay detrás de grandes (y extraños) nombres como Google, Twitter, Etsy, Tumblr e Ikea? Te lo explicamos.

Cada día más, los empresarios están pensando fuera de la caja cuando se trata de nombrar a sus proyectos. Por ejemplo, Google y Yahoo parecieran términos que uno podría oír del balbuceo de un bebé o cuando alguien grita en la montaña rusa.

Y es que los marketers han superado el uso de palabras obvias que denoten lo que el producto o servicio ofrece, favoreciendo términos que sólo hacen una alusión vaga (como Facebook y Netflix). Pero, a veces, el sentido de sus nombres es un enigma o carecen de sentido.

Esta clase de nombres también ha proliferado gracias a la creciente sobresaturación de URLs, pero ciertamente existen algunas dificultades relacionadas con elegir nombres que no están sustentados en la realidad, explica la consultora en marketing Laura Ries. “Debido a que los consumidores no tienen con qué relacionar el nombre, les toma mucho más tiempo entender y recordar tu marca”, añade.

Aunque el impacto mercadológico de esos nombres podría ser cuestionable, las historias detrás de sus orígenes son fascinantes. Te compartimos ocho de nuestras favoritas:

1. Etsy
De acuerdo con The Name Inspector, los orígenes detrás del nombre de este e-tailer siguen siendo un misterio hoy en día -aunque el fundador Bob Kalin ha dado un par de pistas.

Kalin dice que eligió el nombre de Etsy después de escuchar la frase “et si” repetida en la película 8 1/2 de Fellini. En italiano, et si significa “oh sí”. En los foros del sitio Web de Etsy muchos usuarios han especulado en otras direcciones. Las teorías incluyen que es un acrónimo de “Easy To Sell Yourself” (Fácil de Venderte), entre otras.

2. Google
Los co-fundadores de Google, Larry Page y Sergei Brin, originalmente nombraron a su motor de búsqueda BackRub porque podía analizar los enlaces para definir la importancia de un sitio Web.

Un año después, en 1997, el dúo dio con la palabra googol (el número que le sigue a cien ceros) mientras hacían una lluvia de ideas en una oficina que compartían con varios estudiantes de Stanford. Cuando uno de esos estudiantes, Sean Anderson, investigó en internet si el nombre estaba disponible, lo escribió incorrectamente como Google, y así se quedó.

3. Hulu
Durante sesiones maratónicas para encontrar el nombre perfecto en las oficinas corporativas de la empresa, el CTO Eric Feng sugirió el nombre Hulu de la palabra en mandarín que significa “poseedor de cosas valiosas” y “grabación interactiva”.

“Tener un nombre con ninguna definición directa nos llamó la atención”, explicó el ex directivo de Hulu, Jason Kilar, en el blog de la empresa -sobre todo debido a que los fundadores de Hulu querían crear una experiencia única que evitara comparaciones.

4. Ikea
Aunque los muebles de Ikea son difíciles de construir, la derivación del nombre es bastante básica.

Ikea está compuesto por las iniciales del fundador, Ingvar Kamprad, así como las primeras letras de la granja (Elmtaryd) y el pueblo (Agunnaryd) al sur de Suecia donde creció. Kamprad tenía 17 años cuando registró el nombre Ikea.

5. Kindle
Aunque Kindle significa literalmente “iniciar un incendio”, el e-reader de Amazon que cambió el mundo editorial no es una referencia a la quema de libros.

De acuerdo con Print Magazine, el nombre fue concebido por el diseñador Michael Cronan -quien también nombró y diseñó el logo de TIVO. Según el sitio de Cronan, buscó por un nombre para una “visión que cambia las reglas pero que también se siente como algo que usarías”.

Su esposa y socia de negocios, Karen Hibma, añadió: “Jeff Bezos quería hablar del futuro de leer en una forma pequeña. No queríamos que fuera demasiado tecnológico”.

6. Tumblr
De acuerdo con su fundador, David Karp, Tumblr es una expresión abreviada del estilo de microblogging tumblelog que el sitio hizo famoso. Este tipo de blogs “tiende a los posts de transmisión de consciencia más cortos”, dijo Karp a Intelligent Life.

7. Twitter
Los fundadores dieron con este nombre (una onomatopeya del llamado de las aves) mientras revisaban un diccionario en busca de una palabra que pudiera capturar el sentimiento de que estás “zumbando en el bolsillo de tu amigo”, dijo Jack Dorsey a Los Angeles Times.

Otro beneficio del nombre es que podía usarse como verbo y sustantivo, explicó Dorsey, así como combinarlo con otras palabras.

“El sonido de las aves no tiene sentido para nosotros, pero sí para las demás aves”, afirmó. “Lo mismo ocurre en Twitter: muchos mensajes pueden ser vistos como inútiles o sin sentido, pero depende completamente del receptor”.

8. Zynga
El proveedor líder de servicios de juegos sociales (incluyendo Draw Something y FarmVille) obtuvo su nombre a partir del fallecido bulldog de su fundador, Mark Pincus. La silueta de un bulldog americano también aparece en el logotipo en rojo y blanco de la marca en memoriam.

Fuente:

La historia de 8 nombres famosos
http://www.soyentrepreneur.com/

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De semana.com: La derecha es la nueva fuerza política del país

Tomado de semana.com 06.07.2014
La derecha es la nueva fuerza política del país

Por primera vez en muchos años la derecha se destapa y se convierte en una verdadera fuerza política. ¿Llegó para quedarse?
La derecha es la nueva fuerza política del país. Álvaro Uribe Vélez, expresidente y senador electo por el Centro Democrático.

“En Colombia hay más conservatismo que Partido Conservador”, solía repetir Álvaro Gómez Hurtado. El inmolado líder explicaba así la paradoja de una sociedad más tradicional que otras naciones latinoamericanas pero donde nunca ese sentimiento de derecha se expresaba en las urnas. Eso está cambiando. Las últimas tres jornadas electorales –las parlamentarias y las dos vueltas presidenciales– reflejaron un importante respaldo a las ideas del lado derecho del espectro político. Y la novedad es que mientras históricamente la derecha se disfrazaba de centro para buscar votos, en este año se destapó y puso sus verdaderas cartas sobre la mesa. La pregunta que dejan las urnas es si el fenómeno del Centro Democrático constituye una irrupción duradera de esa tendencia ideológica o simplemente una moda pasajera que se diluirá en pocos años.

El principal protagonista de esas victorias es el expresidente Álvaro Uribe y el Centro Democrático, partido creado alrededor de su liderazgo. Si bien surgido del liberalismo, Uribe convirtió al Partido Conservador en el principal apoyo de sus dos gobiernos. A la bandera de la seguridad democrática y su política económica se sumaron los liberales de derecha y muchos empresarios. Esta fusión desembocó en lo que hoy es el Centro Democrático.

Aunque durante los ocho años del gobierno Uribe ese nuevo conglomerado no se clasificó como de derecha, fue la pelea con el presidente Santos la que forzó a salir del closet y a convertirse en lo que es hoy. La fractura entre el hoy senador electo y el primer mandatario marcó la campaña y literalmente partió en dos a Colombia. El 45 por ciento de los votantes en la segunda vuelta con casi 7 millones de votos apoyó a Óscar Iván Zuluaga, el candidato uribista, quien ganó en 14 de los 32 departamentos del territorio nacional. El propio Uribe se bajó del pedestal a la trinchera como cabeza de su propia lista al Congreso que hoy es la segunda fuerza política del país, con 20 senadores y 16 representantes.

El próximo 20 de julio el exmandatario trasladará sus críticas al gobierno Santos de las redes sociales a los escaños parlamentarios. En un país donde la oposición siempre se asociaba a la izquierda, el surgimiento de una oposición real de derecha constituye una novedad por decirlo menos interesante. ¿Qué tan efectiva será esa oposición, qué ideas promoverán y con quiénes y a qué regiones representará?

Caudillo e ideas
Por más de una generación la única oposición que la opinión pública había conocido era alrededor de temas como los derechos humanos, apertura política, denuncias contra el paramilitarismo, falsos positivos y escándalos financieros. Y los nombres que los encarnaban eran Robledos, Petros, Luchos, Cepedas, entre otros. De ahora en adelante, esa franja tendrá que competir con José Obdulios, Palomas, Cabales y Rangeles.

Con la llegada del furibismo al parlamento, los temas de la agenda de la oposición van a cambiar. El principal frente de batalla va a ser apretarle las tuercas al máximo a cualquier acuerdo de paz. De ahí en adelante las prioridades van a pasar de la justicia transicional a la no impunidad, de encarcelar militares a sacarlos de estas, de reglamentar la mermelada, reducir el Estado y ponerle ‘tatequieto’ al matrimonio gay y a la legalización de la droga y el aborto.

Eso en cuanto a la oposición. Pero el Centro Democrático también está preparando reformas estructurales del Estado que no necesariamente son de oposición. Por ejemplo se habla de una reforma política y electoral que incluiría el voto obligatorio –que ya la semana pasada despertó polémica- , financiación estatal de las campañas y eliminación del voto preferente. La bancada uribista estaría asimismo preparando una propuesta de reforma a la Justicia, al sector salud y a la educación, temas pendientes de la agenda del presidente Santos.

Una de las revelaciones de las últimas elecciones fue Marta Lucía Ramírez, quien sin la maquinaria de su partido, logró despertar el entusiasmo en las huestes azules y alcanzó el milagro de casi 2 millones de votos. Para llegar hasta allí enfrentó toda clase de obstáculos. La oposición de los políticos tradicionales, el cuestionamiento de la legitimidad de su candidatura, el veredicto del Consejo Nacional Electoral y según ella, el intento del gobierno de neutralizarla. En esas circunstancias su hazaña fue titánica. Sin embargo, el futuro de Marta Lucía es muy incierto. La realidad es que en la derecha hay dos vertientes: la de los puestos y la de la ideología. La primera, la de la mermelada, es la de la bancada parlamentaria conservadora que apoyó a Santos. Estos encarnan la gran mayoría de los senadores y buena parte de los representantes quienes sin oxígeno burocrático no tienen manera de sobrevivir en sus departamentos. Marta Lucía definitivamente no formará parte de ese bloque pues la verticalidad de su posición contra Santos en la campaña fue contundente.

La otra vertiente es la ideológica. La de los conservadores tradicionales que actúan más por principios que por puestos y que consideran que Santos le está entregando demasiado a la guerrilla. Ese que sería el nicho natural de Marta Lucía, lo encarna para los colombianos el binomio Uribe-Zuluaga. Eso implica que lo más probable es que Marta Lucía se quede sola. Si el uribismo se queda con las banderas y el antisantismo y la bancada parlamentaria de ese partido se queda con la burocracia y las mieles del poder, se le cierran los espacios a la candidata, a pesar de su lucimiento en las pasadas elecciones.

Pero aun en el Centro Democrático hay diferentes matices. Aunque Uribe monopolice la atención en estos primeros meses de la segunda administración de Santos, Óscar Iván Zuluaga también ha ganado un espacio propio ante la opinión pública. Después de su derrota electoral seguramente tendrá interés en mostrar una plataforma menos radical de la que le tocó enarbolar en la campaña. Del mismo modo, surgirán nuevas figuras que no tienen que coincidir en el mismo grado de furibismo. Así como se sabe que José Obdulio Gaviria, Paloma Valencia y María Fernanda Cabal serán la guardia pretoriana del expresidente, habrá otros nombres que querrán moderar en alguna forma los excesos que llevaron a la derrota.

¿Un país conservador?
La evolución política creada por el Centro Democrático ha hecho que el calificativo de derecha, pase de ser un insulto a una palabra políticamente correcta. Hasta hace poco esa expresión estaba tan estigmatizada que ni siquiera los conservadores la usaban. Se asociaba con el paramilitarismo y las facciones extremistas en el estamento militar. Santos, durante su campaña reeleccionista, utilizaba la expresión “extrema derecha” para dar la impresión de que el uribismo era una franja marginal. Esa estrategia pudo haber sido útil para ganar las elecciones, pero esa franja dejó de ser marginal y representa el 45 por ciento de los votantes.

Este resultado es históricamente significativo. Tradicionalmente los candidatos más conservadores habían sido derrotados por amplios márgenes en las elecciones colombianas. Álvaro Gómez como símbolo de la ideología conservadora perdió tres veces la Presidencia (en 1974, 1986 y 1990) por más de 20 puntos porcentuales ante Alfonso López Michelsen, Virgilio Barco y César Gaviria respectivamente. Los dos últimos presidentes de origen conservador, Belisario Betancur y Andrés Pastrana, para ganar tuvieron que ocultar el nombre de su partido y enrroparlo en supuestas coaliciones pluralistas. Betancur se presentó como candidato nacional y Pastrana como ‘Nueva Fuerza Democrática’. En ninguna parte apareció la palabra conservador. Aún con ese camuflaje los godos ganaban muy estrechamente con márgenes del 3 o 4 por ciento. La votación de Zuluaga es la más alta de un candidato con banderas abiertamente de derecha en los últimos 25 años.

La nueva realidad política es que la derecha destapada en la actualidad se acerca a la mitad del país. Esto le dio la razón póstumamente a Álvaro Gómez en su afirmación de que Colombia espiritualmente era más conservadora que electoralmente. La encuesta del Barómetro de las Américas 2012, que compara las tendencias ideológicas de todos los países del continente, ratifica que Colombia tiende cada vez más hacia la derecha. En una escala de 1 a 10, donde 1 es la extrema izquierda y 10 es la extrema derecha, los colombianos registran un puntaje de 6,2. De 24 países solo Surinam está por encima de Colombia y Paraguay la empata. Los otros 21están por debajo. Si bien ese índice ha girado un poco hacia la izquierda desde los años del gobierno de Uribe, la posición ideológica de los colombianos es mayoritariamente conservadora.

Otras mediciones sobre actitudes sociales confirman el tradicionalismo de la sociedad colombiana. La misma edición del Barómetro muestra que, con excepción del divorcio y del sexo prematrimonial, los colombianos registran posturas conservadoras ante el aborto, el matrimonio homosexual y el consumo de drogas. Una mirada más cercana a esas encuestas refleja que, como lo ha descrito Juan Carlos Rodríguez del Observatorio de Democracia de la Universidad de los Andes, los simpatizantes de derecha en Colombia corresponden a personas mayores, menos pudientes y con más bajo nivel educativo.

En la encuesta del Barómetro de 2013 se midieron las diferencias alrededor del proceso de paz antes de las elecciones presidenciales. Mientras un 32,6 por ciento de los encuestados a nivel nacional no apoyaba las actuales negociaciones con las Farc, un 70 por ciento de la muestra nacional decía estar en desacuerdo con la eventual participación política de las guerrillas y un 75 por ciento rechazaba la opción de no castigar a los guerrilleros por los delitos graves cometidos. Posturas como estas frente al conflicto, la paz y la sociedad hicieron parte activa del discurso del Centro Democrático que se apoyó en ese bloque del electorado.

Otra realidad es que ese ideario no cuenta con medios de comunicación y hasta ahora su presencia se siente más en las redes sociales. Algunos dirigentes del Centro Democrático como Francisco Santos están proponiendo la creación de un medio de comunicación que defienda su ideario. Lo cierto es que el discurso de paz de Santos en la última campaña tuvo mejor entrada en los medios nacionales y regionales que su contraparte uribista. También está el hecho de que toda la denominada intelligentsia es antiuribista. Con excepciones como el diario El Colombiano de Medellín y la Universidad Sergio Arboleda, los medios tradicionales y los centros académicos son bastante críticos de lo que encarna el Centro Democrático.

Las elecciones de 2015
La nueva derecha que representa el uribismo tiene ideas, figuras, mensajes con llegada a la opinión y los primeros triunfos electorales en varias regiones. Su próxima prueba de fuego se dará en el nuevo Congreso cuando tendrán que organizar y funcionar como bancada opositora. Aunque en la actualidad la nueva derecha representa apenas el 20 por ciento del Congreso, tiene el mérito de ser más coherente que la nueva izquierda que acaba de conformarse y que representa el otro 80 por ciento.

Esta última, encabezada ahora por Juan Manuel Santos, en el fondo es una colcha de retazos que se ha logrado mantener unida por la ilusión de la paz, la mermelada y el antiuribismo. El Centro Democrático es todo menos una colcha de retazos. Como dijo William Ospina en su controvertida columna apoyando a Zuluaga en la pasada campaña, el uribismo sabe lo que representa, odia a sus enemigos y uno sabe a qué atenerse.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De J. A. Donnola: VIOLENCIA, INSEGURIDAD, CAMBIO

Tmado de lacapital.com.ar

Viernes, 27 de junio de 2014 01:00 | Opinión
Violencia, inseguridad y cambio

Qué hacer. Los padres, la escuela y el propio Estado son claves para formar a los hijos en una cultura no violenta. Para reprimir el delito, en tanto, es determinante la capacitación de las fuerzas de seguridad.

Por Juan Andrés Donnola (*)

La historia y la vida misma indican que la violencia siempre ha estado emparentada con la inseguridad. La inseguridad tiene como correlato o punto de partida necesariamente un hecho violento. Si la violencia no existiera no habría inseguridad, porque el acto violento genera un miedo lógico y conductas que tratan de resguardar principalmente la vida.

La violencia y la inseguridad son temas complejos al mismo tiempo que estructurales, y en ese contexto no parece fácil dar una explicación de cómo nacen, en especial en un conglomerado social y urbano, que es donde parecen presentarse los mayores actos violentos. Como contrapartida, podemos determinar en cambio cómo se puede ir construyendo una sociedad pacífica.

La paz social se va conformando en principio con ejemplos que puedan marcar el camino de conductas seguras y no violentas. En efecto, estas acciones se inician en el mismo entorno familiar, a través del padre y de la madre, que deben y pueden incidir en las mismas pautas del crecimiento de sus hijos para generar un contexto adecuado y pacificador.

Esta es la primera acción protectora e iniciadora de una seguridad futura, y ante su ausencia es el Estado el que debe cubrirla a través de los organismos adecuados. Su obligación es suplir esta falta con acciones positivas. Y después la misma escuela, que va a ir marcando los primeros caminos hacia actos no violentos y por ende seguros.

El Estado debe tener una visión absoluta y de seguimiento de cómo se conforma la familia y cuál es su educación, como asimismo de quienes se hallan en esas condiciones y cómo esta se desarrolla, toda vez que no es posible que solo sea este un valor estadístico o de mercado.

La familia, la escuela y el Estado en su conjunto resultan responsables de esta labor inicial contenida en un desarrollo intelectual y pacificador de nuestros hijos. De esta manera estaremos construyendo en el tiempo los primeros programas de seguridad casi sin darnos cuenta.

Alguien podrá preguntarse sobre aquellos niños que no pueden tener una educación porque tienen necesidades más elementales. El mismo Estado debe acentuar todos los esfuerzos posibles en incluirlo.

Ganar la niñez es ganar la seguridad futura, ganar la educación como elemento de crecimiento y contención es ganar este tiempo y este espacio, que significa ganar la paz de todos. Este es un cambio cultural indispensable para empezar a forjar una sociedad pacífica.

José de San Martín decía: “La seguridad de los pueblos a mi mando es el más sagrado de los deberes”, lo que implica acuñar, salvando las distancias históricas y temporales, la imperiosa necesidad de fortalecer el campo de la seguridad y tomarlo como un deber de todos, pero esencialmente del Estado.

La actividad del Estado es fundamental para acentuar acciones tendientes a imponer en principio su presencia en aquellas zonas donde sea necesaria su actuación. Estos actos deben generarse y acentuarse a través de organismos propios y también a través de OMG’s e instituciones intermedias con control estatal, pudiendo actuar en los más dispares campos, a saber: drogadicción, enfermedades, centros asistenciales y psicológicos, talleres de actividades diversas, acompañamiento religioso, etcétera.

El control es el primer medio de prevención como herramienta útil en aras de evitar hechos violentos, y por ende es la manera de consolidar exitosamente cualquier programa de seguridad que pretenda aplicarse. Quien no controla no previene, porque el control claramente es el reaseguro de la prevención.

En toda sociedad es necesaria la aplicación de actos de autoridad, en el más amplio sentido. Aun cuando la prevención sea efectiva y se realicen todos los controles, resulta necesaria la actividad presencial de la autoridad como un estandarte visible y a los fines de brindar la protección y seguridad que la sociedad necesita.

La prevención que efectúan las fuerzas de seguridad debe tener como basamento una adecuada capacitación. El Estado debe brindar la mejor y más profesional preparación de quienes van a ser los brazos y la fuerza pública necesaria para llevar a cabo un adecuado ejercicio de la seguridad. Esa capacitación no solamente debe contener programas de entrenamiento, manejo de armas, resolución pacífica de conflictos, sino además adecuados programas sobre concepción y afianzamiento de la ética profesional y la honorabilidad de esta actividad, que debe ser el reaseguro de los ciudadanos para volver a confiar en ella.

La capacitación debe contar con adecuados programas de análisis profesional del delito, técnicas científicas de investigación y formas adecuadas de llevarla a cabo conforme las características y a la evolución del delito. Deben existir cuadros formados y entrenados para la investigación de la delincuencia que deben contar con un apoyatura estructural y de recursos humanos lo suficientemente amplia a los fines de hacer frente a la inteligencia del delito.-

El gran escritor británico William Shakespeare decía: “La sabiduría consiste en saber cuál es el siguiente paso; la virtud, en llevarlo a cabo”. En este tema. la sabiduría se da en el conocimiento propio de cómo se hace una investigación, y la virtud es la decisión de encontrar a los responsables, cosa que solamente una fuerza profesional capacitada puede lograr adecuadamente.

Cuando hablamos de transparencia en las fuerzas de seguridad, hablamos básicamente de tres puntos concretos: la transparencia en la formación y capacitación, en la investigación delictiva, que generará confianza en las autoridades judiciales y en la sociedad, y en la conducción de la fuerza, que tiene la obligación de generar ejemplos a seguir y los esfuerzos necesarios para su orientación y el control político adecuado.

El escritor ruso Yevgeny Yevtushenko elaboró una frase llena de contenido cultural y humano que tiene soberana actualidad: “Llegará un día en que nuestros hijos, llenos de vergüenza, recordarán estos días en los que la honestidad más simple era calificada de coraje”. ¿Es posible ser deshonestos con la vida de nuestros hijos? ¿Nos faltará el coraje de hacerlo, aun cuando el dolor nos llegue desde nuestra propia progenie? No me caben dudas: la historia nos marcará en el tiempo cuál fue nuestra decisión o cobardía.

(*) Juez de Instrucción en Rosario

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Si no les da pereza, descubran quiénes son las FARC

Tomado de @jebotero 03.07.2014

Sólo si no te da pereza leer, hazlo! y descubrirás quienes son las FARC
(no se recomienda su lectura a los idiotas):

Las Farc son Partido Comunista Colombiano: ‘Jacobo Arenas’

Por Carlos Romero Sánchez
29 juin 2014

“Nuestra lucha es por la toma del poder, no le hemos puesto fecha ni le pondremos, pero es la toma del poder definitivamente”.
(Pedro Antonio Marín, alias ‘Tirofijo’ o ‘Manuel Marulanda Vélez’, miembro del comité central del PCC-FARC).

¿Las FARC “nacieron”, como ha decretado dictatorialmente la izquierda y ha repetido machaconamente la derecha, en mayo de 1964? ¿Las FARC han sido una rueda suelta que no se deben a ningún partido y, en consecuencia, han operado a la deriva y sólo se han valido del terrorismo después de la caída del muro de Berlín? Pues ni las FARC nacieron en 1964, ni han sido una rueda suelta y tampoco han recurrido al terrorismo recientemente. El aparato armado que el PCC designará bajo la sigla FARC ha estado aterrorizando a los colombianos desde mediados de los años veinte del siglo pasado. Su conformación no se ha debido a la decisión espontánea y libre de unos campesinos que veían como sus derechos estaban siendo vulnerados por “perversos latifundistas”: ha sido un aparato de terror gestado, nutrido y desarrollado en las entrañas del Partido Comunista Colombiano, PCC, partido subversivo enfeudado voluntariamente a los dictados de sus máximos jefes moscovitas durante la existencia de la URSS, con una ideología intrínsecamente criminal, el marxismo-leninismo, y que en su inseparable doble condición de partido legal y banda armada ha ambicionado imponer por la fuerza o por vías políticas –no ha sido la única secta marxista que ha tenido esa pretensión, por ejemplo, el MOIR- un régimen totalitario: el comunismo.

El PCC-FARC es una de las vertientes –las otras son el Polo “democrático” Alternativo y el ELN- por donde los comunistas, llamados ahora socialistas del siglo XXI, intentan apoderarse de Colombia. Seamos puntuales: no desean incrustarnos el inexistente… “castro-chavismo”. Invitamos a no temer en llamar a ese régimen por su nombre: comunismo o socialismo, sistema carcelario que la izquierda latinoamericana procura instaurar de la manera que sea en nuestro país.

Desde el comienzo de la colaboración con el totalitarismo y terror marxista, es decir, con el PCC-FARC y con el Foro de Sao Paulo, el gobierno Santos Calderón notificó a los colombianos que no se repetirían los errores del pasado. Sin embargo, varios de aquellos reiterados yerros, que ni la hipótesis del “conflicto armado interno” ni la de la “amenaza terrorista” le conceden la merecida atención, han vuelto a emerger. Algunos de esos equívocos que han salido a flote son: que las FARC no son marxistas, que son una banda que utiliza la lucha armada –un eufemismo para el terrorismo- como única “forma de lucha”, y que no se deben o que no hacen parte de algún partido, y si alguna remota vez lo hicieron fue de manera tangencial. Pues no. Las FARC, además de ser una banda marxista y no “castro-chavista”, hacen parte del PCC. Digámoslo más claro: las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, son Partido Comunista Colombiano, PCC. No son el “ejército del pueblo” ni el Partido que vela por los intereses de la “clase explotada” o de “los más pobres” para acabar, como reza la propaganda, “con la explotación, con la miseria, con el hambre, con el terror y con la guerra”.

Aclarar tan importante y sustancial aspecto ayudaría, sin lugar a dudas, a deshacer ideas preconcebidas y mitos dañinos que emborronan el planteamiento del grave peligro que sobrevuela a Colombia y es, además, un urgente cometido que estamos llamados a acometer los defensores de la democracia liberal, del libre mercado, del cristianismo y de las libertades individuales y civiles. Es decir: la derecha liberal.

Cuenta el antiguo miembro del comité central del PCC-FARC Benjamín Isauro Yosa Vanegas, alias ‘capitán Líster’, a Alfredo Molano Bravo en su libro Trochas y Fusiles como el Partido Comunista desde los años veinte y treinta comenzó a organizar las “ligas campesinas” –uno de los eufemismos para designar solapadamente el ya conformado aparato armado- en el sur del Tolima. Aquellas “ligas” o bandas armadas, de las cuáles ‘Líster’ fue el mandamás de las de Irco y El Limón, invadían las fincas y sembraban el terror. Narra Yosa Vanegas que cuando la Policía arribaba para reestablecer el orden no vacilaba en preguntar: “¿De quién es esto?”, los invasores comunistas respondían: “De todos, de todos, aquí no hay dueño”. Es evidente el adoctrinamiento marxista en la respuesta.

Sin entrar en muchos detalles, tampoco Molano Bravo se molestó en pedirlos, ‘Líster’ cuenta su afiliación al PCC. No sólo eso: revela cómo ejecutaban las emboscadas a las patrullas de Ejército, como secuestraban a hacendados, como organizaban las diversas seccionales y células del Partido Comunista y, por si fuera poco, también relata las constantes visitas de sus jefes del comité central del PCC -las que se destacaron las de Raúl Clavijo y Martín Camargo, alias ‘Máximo Leal’- a aquellos rincones tolimenses. Varias “columnas móviles” del naciente brazo de terror comunista fueron bautizadas: una de ellas llevó el nombre de Luis Carlos Prestes, secretario general del Partido Comunista del Brasil. Afirma ‘Líster’ que Prestes varias veces los visitó. Tiempo después una de las manos izquierdas de ‘Tirofijo’ no dudó en utilizar el nombre del célebre marxista brasileño. Nos referimos al jefe de banda armada y militante del PCC-FARC Gratiniano Rocha, alias ‘Avenegra’ o alias ‘Luis Carlos Prestes’.

Como vemos, recurrir a emboscadas, secuestros y al terror no es un “desvío” o algo nuevo en el PCC-FARC. Tampoco es algo que contravenga o “traicione” al marxismo: basta con constatar los genocidios, las hambrunas controladas, los campos de concentración y la violencia sistemática que ejecutaron los diversos dirigentes socialistas en donde han logrado aplicar los “hallazgos científicos” de Marx y Engels: recordemos el Laogai, sistema de campos de concentración de la China comunista que sigue en pie hasta el día de hoy. ¿El cabecilla maoísta Francisco Mosquera se molestó en denunciarlo?

Para la izquierda colombiana -que cree que todo se soluciona con “condenas” a la violencia o a la lucha armada o a la “combinación de todas las formas de lucha” creyendo que así se transforman automáticamente en demócratas- someter a crítica su pasado totalitario es algo que no está en su vocabulario ni en sus prácticas como tampoco lo está para los diversos “ex marxistas” que al negarse a someter a crítica el marxismo no han podido romper de manera sincera con la historia sangrienta y antidemocrática de la praxis y teoría marxista. Los izquierdistas jamás han sido los “defensores” de la libertad y la democracia: todo lo contrario: han sido los verdugos y los sepultureros de ellas. Uno de sus habituales resabios revolucionarios es desgañitarse en trance de entrar en indignación permanente cuando no nos tragamos el grosero embuste de que Gilberto Vieira, el “maestro” Gerardo Molina o Francisco Mosquera fueron “grandes demócratas”.

Afortunadamente, las palabras del ‘capitán Líster’ no son la única marca registrada de militantes del PCC que dicen abiertamente que las FARC son Partido Comunista Colombiano.

Gracias a la determinante acción del Ejército colombiano en reabrir las puertas de la libertad a los habitantes de los laogais de “Marquetalia”, El Pato, El Guayabero y Riochiquito y en desarticular a gran parte de las diversas bandas armadas del PCC, llamadas taimadamente por los publicistas izquierdistas como “bandoleros”, la ofensiva del comunismo internacional contra Colombia no se hizo esperar. Entre las “diversas formas de lucha” emprendidas por ellos estuvo la filmación de un “documental” propagandístico intitulado Riochiquito. Urdido por los franceses Jean Pierre Sergent y Bruno Muel en 1965, el film es dedicado a Hernando González Acosta, “revolucionario y dirigente del Partido Comunista de Colombia”. El mito de los 16.000 mil soldados, la tergiversación de la Operación cívico-militar Marquetalia como una “agresión a los campesinos” por parte del gobierno de Guillermo León Valencia Muñoz, la transformación de “autodefensa” a “guerrilleros” de la “resistencia campesina” y, por supuesto, la propaganda negra contra el Ejército colombiano aparecen allí en toda su mentirosa dimensión. Empero, son rescatables algunos datos. Advertimos que las negrillas son nuestras

En el minuto 4:50 el narrador informa: “…miembro del comité central del Partido Comunista de Colombia [PCC], ‘Manuel Marulanda Vélez’, [Pedro Antonio Marín Marín, alias ‘Tirofijo’] se convirtió en el enemigo público número uno del gobierno por su larga resistencia el año pasado [1964] en Marquetalia”. Luego habla ‘Tirofijo’ y persistiendo en una supuesta “resistencia campesina” revela la misteriosamente olvidada batuta del PCC en toda esa patraña propagandística: “La prensa hablada y escrita es un medio que tiene la propaganda para desvirtuar la realidad de la lucha revolucionaria, de los hombres que estamos enfrentados con el gobierno”. En 1962 –prosigue ‘Tirofijo’- el gobierno “agredió” a Marquetalia y gracias a la “resistencia de los campesinos” –otro eufemismo para el terrorismo- y a la “solidaridad promovida por el Partido [Comunista Colombiano, PCC] en las ciudades” dizque lograron que las “fuerzas oficiales desocuparan la región”. (Ver http://www.youtube.com/watch?v=WmQtWbneY94).

En la segunda parte, en el minuto 7:14, interviene Luis Alberto Morantes Jaimes, alias ‘Jacobo Arenas’, miembro del comité central del PCC-FARC desde 1958. Buen materialista histórico, ‘Jacobo Arenas’ eructa a un pequeño grupo de ¿campesinos? la vulgata marxiana dictada desde Moscú: “Camaradas: todos ustedes habrán leído la última hoja de propaganda que lanzó la aviación del gobierno. Esta propaganda, en síntesis, nos quiere significar que el glorioso comité central de nuestro Partido [Comunista Colombiano, PCC] nos ha abandonado en esta justa lucha en que nosotros estamos empeñados por el derrocamiento del régimen y por la instauración en Colombia de un gobierno popular de liberación nacional. Mas no es así como la propaganda reaccionaria del gobierno, como la propaganda negra de los mandos militares lo dicen en sus hojas. No. El comité central de nuestro Partido [Comunista Colombiano, PCC] nos está acompañando, y no sólo nos acompaña: sino que dirige la acción heroica de los combatientes de la resistencia. Y por eso nosotros nos hacemos matar peleando por la causa justa de nuestro pueblo, porque sabemos que la orientación que encarna la línea política de nuestro Partido [Comunista Colombiano, PCC] es una orientación consecuente, es una orientación justa, es una orientación enderezada a acabar en nuestro país con la explotación, con la miseria, con el hambre, con el terror y con la guerra”. Otro de los miembros del PCC-FARC que aparece farfullando en el film es el jefe de banda armada Ciro Trujillo Castaño. (Ver http://www.youtube.com/watch?v=T064cs5C3e8). No dejemos de lado que el frente 38 del PCC-FARC se denomina Ciro Trujillo Castaño.

Subrayemos que en el film bendecido por los comunistas afirman la militancia en el organismo máximo del PCC-FARC de ‘Tirofijo’. Además, ‘Jacobo Arenas’ atestigua sin reservas que el “glorioso” comité central de “nuestro” Partido Comunista Colombiano, PCC, dirigió a las bandas armadas de Marquetalia. No sobra reiterar que no sólo a aquellas bandas dirigió el “glorioso” comité central, también a los distintos “bandoleros” diseminados en el Cauca, Valle, Huila, Caquetá, Tolima, Cundinamarca, Llanos orientales, Caldas y Santander. Por otra parte, sobresale en la arenga revolucionaria de Morantes Jaimes el culto a la muerte, culto manifiesto en la consigna “socialismo, patria o muerte” vociferada con ardoroso brío por las dos necrológicas figuras más representativas del presente comunismo latinoamericano: Fidel Alejandro Castro Ruz y Hugo Rafael Chávez Frías. Leamos con atención: en la misma consigna los dos dictadores socialistas nos avisan del sistema totalitario que ambicionan aplicar en Colombia: el socialismo, y no el… “castro-chavismo”. Y si todavía albergan algunas dudas, la portada de la edición del 18 al 24 de julio de 2012 del órgano de propaganda del Partido Comunista Colombiano, Voz, tituló: Unidad, paz y socialismo. Acerca de la “paz” de los movimientos socialistas es nada menos que la dictadura de su correspondiente clan.

Recientemente, durante la última semana de marzo de 2014, los narcoterroristas comunistas divulgaron en una de sus páginas web un escrito titulado “Recordando a [alias] Manuel [Marulanda Vélez] carta al estado mayor central”. Según los marxistas, es una misiva sacada de los archivos de la correspondencia del PCC-FARC en “consideración del sexto aniversario” de la muerte de ‘Tirofijo’. Fechada el 27 de noviembre de 1972, el renombrado cabecilla se dirige al “pleno del estado mayor” con una mal disimulada distancia. Con un “fraternal saludo revolucionario” a sus camaradas, Pedro Antonio Marín envía un plan al “estado mayor” para crear una “guerrilla móvil” y así adelantar “acciones militares”. Para la exposición de dicho plan fue enviado el “camarada Ramírez”. No obstante, ‘Tirofijo’ esperaba que a la explicación del proyecto “hubiera llegado uno del [comité] ejecutivo [central del PCC] y uno del EM [estado mayor] para tal fin, pero como no fue posible, de todas maneras nos vemos urgidos de que uno de los nuestros lo haga, porque de no ser así, este plan corre el riesgo de no ser bien comprendido”.

Prosigue el miembro del comité central del PCC-FARC exponiendo la necesidad de conformar una red clandestina de apoyo -¿será lo que luego se denominará el PC3?- en diversos municipios del país. En el punto siete, plantea la preocupación por la circulación de la revista propagandística “resistencia”. Según don Pedro, los contratiempos en su propalación deben ser discutidos, “pues de no ser así, estamos llamados a quedar sumidos en el silencio ante la opinión pública, y ésta se quedaría sin conocer nuestra orientación política. Creo que esto es bueno tratarlo con el Partido [Comunista Colombiano, PCC] y ver qué posibilidades hay que este trabajo continúe. Pero también los comandos deben continuar sacando su propia propaganda, de acuerdo a una de las conclusiones de la Conferencia”.

El siguiente punto, el número ocho, es bastante ilustrativo acerca de cómo las FARC son Partido Comunista Colombiano. Pronto iba a realizarse la V conferencia del brazo armado del PCC, por tal motivo ‘Tirofijo’ recomienda que “se haga una invitación a varios comités regionales [del PCC] a fin de que participen en ella”. E insiste en que “el camarada Emiliano haga una participación numérica mayor. Esto a fin de que ella [la V conferencia] sea más de Partido [Comunista Colombiano, PCC]” y de esa manera lograr que todos puedan “entender mejor nuestras funciones. Puesto que la gran mayoría de algunos del Partido [Comunista Colombiano, PCC] entienden qué es la línea del Partido [Comunista Colombiano, PCC], pero cuando vamos a la aplicación militar, encontramos problemas porque esta parte no se entiende muy bien, y me imagino que algunos no se dan cuenta que una de estas [aplicaciones militares] es [sic] muy complicada y que esta tiene una misma relación”.

Acto seguido, ‘Tirofijo’ alienta una colaboración más cercana entre las diversas secciones del PCC, entre ellas la armada, para la próxima conferencia: “ojalá que no resulte que ninguno puede ir dizque por no disponer de cuadros. El caso de la IV [conferencia] es un buen ejemplo, ya que solo participó un regional [del PCC] y eso porque tenía cargos contra nosotros. De esta manera aparecemos nosotros, [los del “estado mayor” de las FARC], como una cosa muy separada del Partido [Comunista Colombiano]”. (Ver http://farc-ep.co/?p=3022).

Pasados cinco años, en mayo de 1977, el número 113 de la revista izquierdista totalitaria Alternativa publica una entrevista que realizó a alias ‘Jacobo Arenas’. El ideólogo y terrorista marxista explica la composición y dirección del aparato armado del PCC, y agrega: “Estos mecanismos de dirección, comenzando por el Estado Mayor General, se guían por la línea general de las FARC, dada en las conferencias nacionales del movimiento para la acción concreta, y como es natural, por los principios marxistas leninistas [no por el inexistente ‘castro-chavismo’] y en política, por el programa y las resoluciones políticas de los congresos comunistas. Me refiero a los Congresos del PCC [Partido Comunista Colombiano]”.

A la par que ‘Jacobo Arenas’ confirmaba por enésima vez que las FARC son PCC y el M-19, el ELN y el EPL seguían vertiendo sangre colombiana en el estanque izquierdista, en Bogotá las diversas pandillas antidemocráticas seguían debatiendo como lograr la anhelada unión de las izquierdas que desembocara en un pretendido “frente amplio”. El debate entre las mafias comunistas del PCC-FARC y el MOIR, que pronto sellaría una alianza más con la ANAPO, era el que más acaparaba la atención en aquellos días. En ese polémico ambiente el histórico secretario general del PCC-FARC ofreció una rueda de prensa en el Círculo de Periodistas de Bogotá en la primera semana de julio de 1977. El número 122 de la revista Alternativa consignó sus palabras. Entre los diferentes temas abordados, Gilberto Vieira White dijo sin sonrojarse que su Partido tiene la peculiaridad de “participar en la lucha armada”, que “combina todas las formas de lucha, [y] que no es un secreto la participación de militantes comunistas en la guerrilla revolucionaria”, es decir: en las FARC y en las otras bandas armadas.

Por esos años militaban en el PCC-FARC, entre otros, Manuel Cepeda Vargas, Teófilo Forero Castro, José Cardona Hoyos, Angelino Garzón y Carlos Romero Jiménez esposo de Clara López, ex candidata presidencial por la Unión “patriótica”-Polo “democrático” Alternativo. Recordemos también al marxista Luis Carlos Pérez que, aunque en aquella época no militaba en el Partido Comunista, fue un orgulloso compañero de viaje vieirista. Mencionemos que una de las “columnas móviles” del brazo armado del partido de Vieira porta el nombre de Teófilo Forero Castro y el “frente” 42 se denomina Manuel Cepeda Vargas, que tiene en su haber el secuestro de los once diputados del Valle del Cauca.

Dos años después, en octubre de 1979, el General Luis Carlos Camacho Leyva, ministro de Defensa del gobierno de Julio César Turbay Ayala (1978-1982), en una intervención ante la Cámara de Representantes reiteró, ratificando lo afirmado por ‘Jacobo Arenas’ y Vieira White, que las FARC son Partido Comunista Colombiano. El ministro Camacho Leyva citó los artículos dos, diez y once de los “estatutos” del brazo terrorista del PCC. El número dos reza: “Las FARC son parte integrante del Partido [Comunista Colombiano, PCC]. Cada Escuadra o Unidad Básica o mínima es al mismo tiempo célula del Partido [Comunista Colombiano, PCC]. Las conclusiones y planes de las conferencias nacionales de las FARC están a disposición del Comité Central [del PCC]”. El número diez confirma: “La disciplina de las FARC es político-militar y se contempla en los Estatutos del Partido [Comunista Colombiano, PCC]”. Y el número once reafirma: “La máxima autoridad en materia política es el Comité Central del Partido [Comunista Colombiano, PCC] y por tanto, los miembros del Comité Ejecutivo Central [del Partido Comunista Colombiano, PCC] son dignos de honores militares en las FARC”. Hoy en día el “reglamento” de las FARC ha sido debidamente modificado para que el somnífero las “FARC son una cosa y el PCC otra” siga surtiendo efecto

Lo denunciado por el General Camacho Leyva en 1979 es reconfirmado 33 años después por uno de los milicianos del PCC-FARC en una clarificadora crónica intitulada: “A propósito de los 22 años de su muerte: memoria de una entrevista con Jacobo Arenas”. Escrita por alias ‘Gabriel Ángel’ y publicada la primera semana de septiembre de 2012 en una de las distintas web de los comunistas, el miliciano describe que tras estar un año en las FARC, en el frente 19 bajo las órdenes de Adán Izquierdo, fue enviado por el “secretariado” a Casa Verde. Era el año de 1988. Allí sostuvo una entrevista con ‘Jacobo Arenas’ quien estaba acompañado de Guillermo León Sáenz Vargas, alias ‘Alfonso Cano’. Entre las diversas cuestiones abordadas, alias ‘Gabriel Ángel’ le pregunto en cuál texto podía encontrar una línea política de las FARC. Recuerda nítidamente que ‘Jacobo Arenas’ “se explayó a hablarme del Partido Comunista [Colombiano, PCC], revelándome que las FARC no expresaban su línea en ningún libro especial. Quien quisiera conocerla, debía estudiar las conclusiones de cada uno de los congresos comunistas [los del PCC], pues las FARC no teníamos línea diferente a esa. Otra cosa era la expresión militar de esa línea, que no aparecía en forma tan nítida en los documentos del Partido [Comunista Colombiano, PCC], pero en cambio sí podía conseguirse en las conclusiones de las Conferencias Guerrilleras de las FARC y de los Plenos del Estado Mayor Central. Se mostró muy incisivo al reiterar que los estatutos de las FARC no eran más que una redacción, en términos militares, de los estatutos del Partido Comunista [Colombiano, PCC], que también nos regían a nosotros. Se mostraba orgulloso de su origen y militancia partidarias”. Militancia partidaria, es decir: del PCC.

Enseguida, rememora ‘Gabriel Ángel’, Morantes Jaimes procedió a comparar “las estructuras jerárquicas del Partido [Comunista Colombiano, PCC] y las de las FARC, afirmando que el Estado Mayor Central de las FARC no eran más que el equivalente del Comité Central del Partido [Comunista Colombiano, PCC], que ellos [los del comité central del PCC] habían procedido a crear el Secretariado de las FARC, casi como una copia del Secretariado General del Partido [Comunista Colombiano, PCC], así como en las FARC existía el Ejecutivo del Estado Mayor Central, que era el equivalente al Ejecutivo del Comité Central del Partido Comunista [Colombiano, PCC]”. (Ver http://farc-ep.co/?p=1635). Muy interesante: el comité central del PCC es el creador del “secretariado” de las FARC.

Alias ‘Gabriel Ángel’ en su crónica alude a la fuerte emoción que le produjo conocer a uno de los históricos del PCC. La muerte de ‘Jacobo Arenas, sin duda, fue un golpe sensible para las huestes totalitarias. Corría el mes de agosto de 1990 cuando Luis Alberto Morantes Jaimes falleció en la Uribe, Meta. Para conmemorar tan triste fecha el “núcleo bolivariano Juan de la Cruz Varela” elaboró un “especial” titulado: “El funeral de Jacobo Arenas”. Al final de la tercera parte, durante los funerales de don Luis Alberto, a partir del minuto 8:47 una voz muy similar a la de alias ‘Alfonso Cano’, luego de vocear varios vivas a ‘Jacobo Arenas’ que la “guerrillerada” responde muy disciplinadamente, arenga con devoción: “¡¡¡Viva el Partido Comunista Colombiano!!! […], ¡¡¡vivan las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia!!!”. (Ver http://www.youtube.com/watch?v=iWYHPWOs7Nc).

Siguiendo en la ruta conmemorativa, para el 23 aniversario de la muerte de ‘Jacobo Arenas’ el PCC-FARC divulgó un vídeo propagandístico por la red. En el minuto 3:29, durante el funeral del reputado bandido marxista, con voz trémula, entrecortada y sollozante una hija de ‘Jacobo Arenas’ no dudó en pronunciarse a todos sus camaradas: “Terriblemente dolidos, pero hoy como nunca los guerrilleros farianos poseemos una elevadísima, pura y cristalina moral revolucionaria. El mejor homenaje a mi padre es ser mejores comunistas, guerrilleros, continuadores incansables y honestos de su obra que era hacer una patria digna para nuestro pueblo. Empezaremos, camaradas, por defender proyectos, ideas, planteamientos que no eran otros si no los del Partido [Comunista Colombiano], y nuestro ejército revolucionario, [FARC]”. (Ver http://www.youtube.com/watch?v=e_YysKphS00). Es pertinente recordar que otra de las “columnas móviles” del PCC-FARC se denomina ‘Jacobo Arenas’.

Gran parte de esas “ideas” y proyectos fueron consignados por el camarada ‘Jacobo’ en el libro Paz, amigos y enemigos. Para el tema que nos concita, en una de sus páginas Morantes Jaimes incluye una entrevista que Ignacio Zaragueta Barrachina, corresponsal de la agencia EFE en Colombia, hizo a varios cabecillas comunistas, entre ellos al “marquetaliano” y mano izquierda de ‘Tirofijo’, Rigoberto Losada Perdomo, alias ‘Joselo’. Acerca de él, escribe Zaragueta: “Cuando se le habla o se le interroga responde directa y secamente. Está siempre atento a todo cuanto ocurre a su alrededor. Es cordial, y tal como [alias Manuel] Marulanda [Vélez] pertenece al Comité Central del PCC”.

Así es: Rigoberto Losada Perdomo, alias ‘Joselo’, fue miembro del comité central del PCC-FARC, dato capital que no es refutado por ‘Jacobo Arenas’, ‘Tirofijo’ o el mismo ‘Joselo’. Losada será abatido en Bogotá en la segunda semana de octubre de 1992. Tras su muerte una de las “columnas móviles” del PCC-FARC, que hace parte del bloque sur, ha llevado el nombre de Rigoberto Losada Perdomo.

¿Alguna duda de que las FARC son Partido Comunista Colombiano? Hace menos de un mes, el 22 de mayo de 2014, el aparato de terror del Partido publica una necrología de alias ‘Darío 40’. Y allí cuenta que a “este Partido [Comunista Colombiano, PCC] ingresa el joven que más adelante se conocería como Darío 40. Inicia su vida militante en la juventud comunista [JUCO] en Medellín del Ariari [departamento del Meta] de donde es oriundo”. Luego pasa al séptimo frente de las FARC “siendo comandante en ese entonces el camarada Hernán Benítez. Durante su vida partidaria demostró fidelidad a su causa, a la de su partido”. ¿A cuál Partido se están refiriendo? No hay duda: al Partido Comunista Colombiano. (Ver http://pazfarc-ep.org/index.php/noticias-comunicados-documentos-farc-ep/estado-mayor-central-emc/1930-fallece-nuestro-camarada-dario-40.html).

En ese mismo mes Voz publica la noticia del fallecimiento del camarada Alcibiades Paredes Collazos. En la página ocho de la edición del 28 de mayo al 3 de junio de 2014 nos recuerdan que Paredes fue militante ardoroso del PCC-FARC, iniciándose, como ‘Darío 40’, en la JUCO. Según el semanario, su actuación más memorable fue cuando ofició como abogado defensor de Tarcisio Guaracas: “Se le recuerda especialmente [a Alcibiades Paredes] por la defensa que hizo de Tarcisio Guaracas, comandante de las FARC, en 1976, proceso que estuvo a cargo de un tribunal militar”. Lo interesante es que el fenecimiento de su camarada también es reseñado por una web fariana. (Ver http://pazfarc-ep.org/index.php/noticias-comunicados-documentos-farc-ep/delegacion-de-paz-farc-ep/1920-alcibiades-paredes-collazos..html).

Y para que no quede duda sobre que las FARC son PCC podemos leerlo, otra vez, en el mismo órgano de propaganda en el pasquín titulado: “Tanja se queda en Colombia: Que le concedan la doble nacionalidad”. Publicado en la página dos de la edición del 18 al 24 de julio de 2012, los narcomarxistas demandan que a Tanja Nijmeijer, alias ‘Alexandra Nariño’, le sea otorgada la nacionalidad colombiana. Sus méritos, según los liberticidas, son: ser una “luchadora internacional” -es decir, una aniquiladora de colombianos- y ser una “luchadora por la segunda independencia de Colombia” -es decir, una conspiradora para establecer una dictadura comunista en Colombia. Y finalizan proclamando: “¡Démosle la doble nacionalidad a Tanja, para que se quede y eche raíces en esta tierra fecunda! Y además que se case, para que le dé hijos, luchadores como ella, a esta patria de ensueño. Si de casarse se trata, a la menor señal que ella haga, seguramente le van a llover pretendientes. ¡Incluso, desde las orillas del periodismo!”. (Ver también: http://www.semanariovoz.com/2013/05/23/tanja-se-queda-en-colombia-que-le-concedan-la-doble-nacionalidad/).

El actual momento que vive Colombia es apremiante y delicado. El diagnóstico para plantear las posibles salidas –que no son las “soluciones políticas” ni los “procesos de paz”- a la amenaza comunista que desde hace más de 80 años asedia sin compasión a Colombia y al continente americano no pasa por soslayar uno de los aspectos capitales del problema: las FARC son Partido Comunista Colombiano. De manera que no deja de ser una broma ramplona cuando los “expertos” conminan a que las FARC “deban transformarse” en partido político una vez terminado eso que han llamado… el “proceso de paz”. No es necesario. Ya lo tienen: es el Partido Comunista Colombiano. Exigir que las FARC se transformen en partido es una muestra contundente del efecto desastroso que ha producido la propaganda comunista-izquierdista, que la “derechita” colombiana sigue al pie de la letra, de que el PCC es una entidad distinta de las FARC. No es así. Movimientos como la Unión “patriótica”, Marcha “patriótica”, Junta “patriótica”, el PC3 y el Movimiento Bolivariano son marcas donde se enmascara el PCC-FARC.

Por otro lado, muestra lo importante que es la batalla por las ideas, campo que la derecha ha abandonado y que la izquierda ha acaparado con muy buenos resultados. Esa batalla no pasa, como hace cierto sector derechista ademocrático, en explicarlo todo con teorías conspirativas de una oscura empresa “judeomasónica”. Idea y explicación nada cristiana, por cierto.

La responsabilidad del Partido Comunista en la tragedia de miles de hogares colombianos es superlativa. Igual responsabilidad le corresponde a la izquierda colombiana por ocultar, alabar o relativizar la descomunal criminalidad de las diferentes bandas marxistas y por pretender implantar un sistema totalitario.

Ahora bien, así como se exige la desmovilización de criminales como alias ‘Iván Márquez’, ‘Jesús Santrich’, ‘Pablo Catatumbo’, ‘Fabián Ramírez’ o ‘Victoria Sandino’, de igual manera, al ser las FARC Partido Comunista Colombiano, debe exigirse la desmovilización de la plana mayor del PCC y la de sus compañeros de viaje o ex militantes. Y, sumado a esto, que la reaccionaria izquierda colombiana (como anapistas, moiristas y demás grupúsculos marxistas junto con sus ex afiliados) pida perdón a los colombianos por intentar imponer una dictadura socialista y garantizarnos la reparación y no repetición por los constantes intentos en destruir la democracia y la sociedad cristiana en la cual vivimos.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized