Archivo mensual: mayo 2017

De Francisco Galvis: ¡CÓLICO MISERERE!

Contrapunto*

¡Cólico miserere!
De las carreras no queda sino el cansancio
Francisco Galvis Ramos

Más costosa que la voladura de oleoductos, nos resulta a los colombianos la dinamita que el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC despachan sobre la Constitución en su loca carrera por adecuarla a las necesidades de unos acuerdos que el pueblo sigue rechazando (a juzgar por los resultados de las encuestas) y cuyo contenido íntegro (tiene partes secretas se ha dicho) apenas si conocen quienes estuvieron en La Habana en la idílica negociación.
A estas horas la mamertería bogotana en pleno se rasga las vestiduras por lo que sería el contenido de una sentencia de la Corte Constitucional, cuyo texto nadie conoce salvo los magistrados, que a juzgar por el comunicado de prensa que la anunció, comportaría una muy tibia morigeración de las cargas explosivas que le han despachado a la Carta Política a través de sucesivos misiles tipo fast track.
El gobierno de las FARC anda apurado, como si padeciera de un corre que te alcanza con cólico miserere incluido, y no supiera que de la carreras no queda sino el cansancio, para lo que no le han faltado turiferarios de variada índole, incluidas algunas connotadas raposas jurídicas (como es el caso del abogado Henao y el advenedizo chapetón Enrique Santiago), articulistas bien pagados con gordos contratos de prestación de servicios y locutores, cada vez menos, que a duras penas hilan remedos de razonamientos jurídicos.
Que la Corte tenga que declarar que el Congreso no es el Notario del presidente ni de nadie, es de entrada una enormidad. De aquí en adelante, si desean apretarse más la soga será asunto de los señores congresistas de tarasca abierta a todo lo que sea mermelada, y que la Corte ya no ejerza (al menos esta vez) la guarda de la Constitución sin tener en cuenta halagos y sinecuras, es ya un logro que le devuelve a la mortalmente herida democracia, al menos sobre el papel, la separación de poderes, fundamento inamovible se su existencia.
Hay que repudiar la costumbre de la Corte de anticipar los fallos mediante comunicados de prensa, cuando lo que les procede es que los publiquen en su integridad una vez firmados (expedidos) y no antes.

Tiro al aire: nadie, que se sepa, es enemigo de la Paz. Lo que se discute es el cómo se implementa. ¡No atropellen!

Pueden seguirme en Twitter: @forotw
—-
*Esta columna se divulga a través de WordPress, Gmail.com, Tuiter.com y en diarios digitales y emisoras que gentilmente le dan albergue hospitalario y se puede reproducir libremente por cualquier medio.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De Francisco Galvis: OUTSIDER

Contrapunto*

¡OUTSIDER!
Francisco Galvis Ramos

Con la expresión Outsider se designa en política a una persona situada por fuera de los aparatos partidistas en la lucha por el poder. Como tal, Trump se alzó con la candidatura republicana, así después se haya hecho a la presidencia adentro de un aparato partidista. Emmanuel Macron obtuvo la elección presidencial en Francia en condición de outsider.
En ciertos momentos históricos las sociedades, hastiadas hasta el mareo con los políticos profesionales y las maquinarias partidistas corruptas, recibe con alivio la aparición de personajes que, venidos de la nada, les puedan representar una esperanza y, si por fuera de los partidos, cuánto mejor.
Un outsider, para ganar, no requiere ofrecer un extenso vademécum de soluciones, dijéramos una amplia lista de mercado, para cautivar al electorado. Colombia, desde luego tiene muchas necesidades insatisfechas, pero la mayor urgencia que anida en el alma colectiva es, de lejos, encontrar a ese alguien que reconstruya la perdida unidad de la Nación, destruida, aherrojada a extremos extraordinarios por el presidente Juan Manuel Santos y el séquito de asaltantes que lo rodea: unos, que destruyen la poca Democracia que quedaba y otros, que en bandadas de asalto exprimen el erario.
Recordemos, además, que Colombia viene de un fuerte bipartidismo que, al hacer agua ante los ciudadanos, dio paso a una colcha de retazos de fracciones y facciones que, a su vez, se han agotado, tal vez con excepción del Centro Democrático que, por momentos desnuda también su condición inorgánica porque, como ya lo escribí en una red social, no basta con tener estatutos y personería jurídica para ser Partido, si este no se representa en una fuerza orgánica.
Con la excepción antes dicha, no se ve en Colombia un Partido que pueda sustentar una candidatura presidencial fuerte hacía el 2018, de donde toma fuerza la posibilidad para un outsider y este no podría ser otro que Luis Alfredo Ramos Botero, así en el camino se le sumen partidos y movimientos y políticos corruptos, pero de cuyas nefastas influencias habría que estar sobre alertas.
Yo, a la fecha de hoy, pertenezco al Centro Democrático, pero albergo dudas de que lo estemos haciendo todo lo bien que el honorable público merece y me comporto a su interior como un outsider -que no es igual a disidente, ni jauría-, demandando una purga muy necesaria de personajes dedicados a chuparle rueda al senador Uribe.
Por ningún motivo el Centro Democrático se puede convertir en el sumidero de la política nacional, menos cuando ese papel le está reservado con sobrados méritos al Partido de la U o a cualquiera de esas otras catervas que con el forman la mal llamada unidad nacional.
Tiro al aire: vean ustedes como estamos y los Pedros sigue cortando orejas.

Pueden seguirme en Twitter: @forotw
—-
*Esta columna se divulga a través de WordPress, Gmail.com, Tuiter.com y en diarios digitales y emisoras que gentilmente le dan albergue hospitalario y se puede reproducir libremente por cualquier medio.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Contrapunto: Visaje, de Francisco Galvis Ramos

Contrapunto*

¡VISAJE!
Francisco Galvis Ramos

Me parece que el articulista de El Colombiano, señor Juan José García Posada, periodista altas notas, atinó en sus observaciones respecto de la manía del alcalde de Medellín de hacer de cualquiera situación anormal, que tan corrientes se han vuelto, un caso de Sheriffato, como cuando abusa de los casos de atracos y otras situaciones de inseguridad para volverlos motivo de visaje y lucimiento mediático. (“Pero el alcalde no es un sheriff”, 1º de mayo).
Lo que está consiguiendo el burgomaestre con el constante abuso de las redes sociales y en general de los medios de comunicación, es darnos la razón a quienes señalamos que su desempeño se endereza a mantenerse en altas cotas en las encuestas y no a gobernar, ni a dirigir el equipo de gobierno (porque él no lo puede hacer todo a la vez), un equipo que hasta el presente no pasa la prueba ácida de las ejecutoria eficaces.
Hace años le preguntaron a cierto ciudadano, que cómo le había parecido el gabinete de cierto gobernador y dio como respuesta que le parecía mejor el gabinete de un cierto dentista llamado Niño Malo, que daba pedal todo el día para mover la fresa con que torturaba a la clientela. Eso es lo que yo creo que es el gabinete del ingeniero Federico Gutiérrez, en su mayoría, porque unos pocos buenos hay por la gracia de Dios que tanto ama a los hombres.
En este período no tenemos alcaldía propiamente, sino un Sheriffato a cargo del Sheriff Gutiérrez que monta bloque de búsqueda a cada oportunidad que se le pinta calva, no faltándole sino que salga en averiguación de gatos y tornillos perdidos, pareja exhibición por cuanto medio local o nacional de tales cuales formidables acciones que, en otras latitudes, no serían más que el cumplimento elemental del deber.
Y que conste que lo he oído de muchas personas ajenas a la política, que se revelan a tanta falta de recato en el obrar del mandatario. En lo personal le he profesado afecto al alcalde, pero ya me van cayendo gordos los excesos mediáticos y esa manera de actuar no tiene nada de innovadora porque son una repelencia continuada.
Loa alcaldes son jefes locales de Policía, pero las autoridades de policía propiamente dichas son los policías o patrulleros que ahora llaman, así su desempeño no guarde relación con su denominación y es a quienes corresponde perseguir atracadores, ladrones, sanguijuelas, malandros, delincuentes de toda pelambre como primeros respondientes.
Tiro al aire: El alcalde debe devolverle la majestad al cargo. Gobernar y dirigir, y dejarse de bobadas o terminará caricaturizado a la manera de un Sheriff del medio oeste, según la expresión bien traída por el articulista arriba mencionado.

Pueden seguirme en Twitter: @forotw
—-
*Esta columna se divulga a través de WordPress, Gmail.com, Tuiter y diarios digitales que gentilmente le dan albergue hospitalario y se puede reproducir libremente por cualquier medio.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized