Archivo mensual: febrero 2013

De Francisco Galvis: SANTOS, ¡CUESTA ABAJO!

Contrapunto

SANTOS, ¡CUESTA ABAJO!
Por Francisco Galvis Ramos
En Twitter @franjagalvis

El pasado no perdona, tampoco el presente, ni el estrecho margen que separa el 2014 y de ello dan avances las encuestas, como la de DATEXCO divulgada del 18 de este febrero, para mayores veras contratada por la gobiernista http://www.wradio.com.co, que dice a las claras que el 60.48% de los colombianos rechazan la eventual reelección del presidente Santos. ¡Merecido!

Con margen de error del 3.10%, fueron indagados 1.000 hombres y mujeres de todas las condiciones socioeconómicas mayores de 18 años, en Bogotá, Medellín, Barranquilla, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Cúcuta, Manizales, Montería, Neiva, Pasto, Pereira y Villavicencio. En las áreas rurales la cosa podría estar peor con la reactivación de las FARC y la consecuente suerte impróspera que corren transportadores, viajeros, agricultores y ganaderos.

Las demás calificaciones guardan relación directa con aquella debacle, veamos.

Puntualmente y en orden descendente: el 76.70% aprecia que la guerrilla de las FARC “no tienen intenciones legítimas de llegar a un acuerdo de paz”; el 68.19% reprueba la gestión contra el desempleo; el 67.56% estima que la cuestión del paramilitarismo está siendo mal manejada; el 67.34% no cree que el actual proceso conduzca a la paz; el 63.70% desaprueba la gestión en salud; el 53.43% considera que la seguridad empeora; el 52.87% desaprueba la manera como Santos maneja los diálogos; el 51.66% rechaza la forma como el Gobierno enfrenta el problema de la corrupción; el 51.09% cree que Colombia va por “mal camino”; la imagen desfavorable de Santos se agudiza llegando al 43.77% contra el 39.80% de noviembre pasado.

Pareciera paradójico que esté de acuerdo con el senador Juan Carlos Vélez Uribe cuando, respecto del anterior panorama, dijo que “… el uribismo puede ganarle a Santos en las próximas elecciones…” y, a la vez, con el senador Roy Barreras quien manifestó que “… Santos ni necesita, ni puede, ni quiere cambiarse de partido…”. Tiene razón ‘pitufo’, Santos regalado es caro. Que lo deje para él solamente.

No obstante la contundencia de los pronunciamientos, a la pregunta de si aprueban o no el manejo que Santos le da al país, las respuestas reportan empate técnico: el 46.60% desaprueba, el 43.30% aprueba; también la educación da empate: el 48.00% aprueba, el 44.97% desaprueba. Lo medio ambiental reportó ganancia con aprobación del 48.52% y desaprobación baja, quizás porque se trate de una gestión próxima a la clandestinidad.

Y la destorcida en el nivel nacional no para ahí.

El Congreso de Colombia continúa como el órgano peor calificado, con el 63.24% de rechazo; la imagen favorable de la Procuraduría General de la Nación descendió del 35.84% al 31.71%; se rajan la Contraloría General de la República con imagen favorable de tan solo el 42.75% y la Fiscalía General de la Nación con menguada imagen favorable del 42.12%.

Y nótese que la Corte Suprema de Justicia y la Corte Constitucional tienen imagen favorable del 36.83% y el 38.53%, comprensibles dados el clientelismo, los carruseles, las moras y los desaciertos que de estas se han denunciado. Incomprensible que se hayan excluido otras Corporaciones judiciales que, de ninguna manera, podrían considerarse el Arca de Noé en medio de semejante diluvio.

Digno de tenerse en cuenta que sean las instituciones de la Fuerza Pública las que, una vez más, se salvan en la memoria agradecida de los colombianos, así el presidente Santos mantenga a sus miembros con el credo en la boca, mal remunerados y a merced de jueces mamertos.

En conclusión: lo que dicen los resultados es que el país viable que legó Álvaro Uribe Vélez está de nuevo en el despeñadero; que el Estado está otra vez fallido; que el establecimiento no es creíble, ni confiable; que las tres Ramas del Poder Público se tornaron ilegítimas; que, menos la moneda, en Colombia todo esta devaluado, hasta la restregada Constitución. Estamos ante una hecatombe, la sociedad a punto de implosionar.

Todo nace de una deslealtad con los mandatos del pueblo. Las mañas de la clase gobernante han corrompido los buenos usos políticos, las buenas costumbres morales.

Tiro al aire: de Carlos Gardel para Juan Manuel Santos: “… Ahora, cuesta abajo en mi rodada las ilusiones pasadas no me las puedo arrancar…”.

contrapuntomedellin.worldpress.com

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

De Francisco Galvis: EL MANOSEO CONSTITUCIONAL

Contrapunto

El manoseo constitucional
Por Francisco Galvis Ramos
En Twitter @franjagalvis

Bastó el anuncio de la eventual postulación del ex presidente Álvaro Uribe Vélez para encabezar la lista de candidatos al Senado de la República por el Centro Democrático, para que se alborotaran las camarillas palaciegas de la autodenominada Unidad Nacional y emplazaran sus más notables ‘constitucionalistas’, como el médico Barreras, para la búsqueda de fórmulas abortivas de la epopeya civil que conducirá a la reconquista del poder por el pueblo, para devolverlo al servicio de la Nación entera.

En reuniones nocturnas, como corresponde a los aquelarres, galenos, golillas y ciertos aventureros se devanan los sesos en procura de recetas que los ponga a salvo de los vientos huracanados que, desplegándose libres, levantan en el proceloso vuelo la carga emotiva de los ciudadanos frustrados y encadenados por las contramarchas y vilezas del régimen.

De una parte, han tratado de meter miedo con el cuento, por cierto ‘chimbo’, que con la elección senatorial el ex presidente Uribe perdería ciertas inmunidades, de esas que una vida pulcra no requiere, aparte que nadie puede ser informado, ni juzgado, sino conforme a leyes sustanciales y procesales preexistentes a los hechos que se le llegaran a imputar, salvo que las posteriores le fueren favorables. Ese es un principio universal que ningún rábula podrá atacar con esguinces perversos o rebuscados.

De otro lado, los despavoridos, metidos a constitucionalistas, emplazan ‘cilindros’ para abrirle tronera a la Carta Política de 1991 e introducirle unas reformitas a los incisos uno y dos del artículo 171, que establecen que: “… El Senado de la República estará integrado por cien miembros elegidos en circunscripción nacional…” y que “…Habrá un número adicional de dos senadores elegidos en circunscripción nacional especial por comunidades indígenas…”.

Se trataría entonces de tramitar con singular premura una enmienda a la manoseada Constitución en materia política, que sería como la doceava de esta naturaleza desde que aquella fuese promulgada. Entre las demás, 8 han tocado con temas económicos; 6 judiciales, incluida la malograda; 5 sociales y pensionales; 4 administrativos, etc., hasta superar la trientena.

Bueno, pero hasta ahí habrán leído el Presidente y los espantados senadores y representantes, escasos de tiempo como viven para adentrarse en la relación íntima con las normas constitucionales y, siendo de ese modo, no sabrán de la existencia de las previsiones del artículo 377 según el cual: “… Deberán someterse a referendo las normas constitucionales aprobadas por el Congreso, cuando se refieran a los derechos reconocidos en el Capítulo I del Título II y a sus garantías, a los procedimientos de participación popular, o al Congreso, si así lo solicita, dentro de los seis meses siguientes a la promulgación del acto legislativo, un cinco por ciento de los ciudadanos que integren el censo electoral…”.

He ahí el medio de defensa que nos dispensa la Constitución y ténganlo por seguro que, sí los gatos bandidos osan adelantar la expedición para cambiar las reglas del juego a la hora décima nona, a mansalva y prevalidos de mayorías ya espureas y en trance de derrota, haremos uso del mecanismo del Referendo para que prevalezcan las claras mayorías populares, logrando la derogatoria del engendro, lo que por sí ya sería premonitorio de lo que sucedería a la elección de congresistas y presidente y vicepresidente de la República.

¿Quién dijo miedo? Serán ellos, los otros, porque nosotros desde el Centro Democrático ya marchamos a ¡paso de vencedores!

Tiro al aire: y oiremos al presidente Santos pronunciar aquellos versos de Rafael Pombo en El Gato Bandido: “… Confieso mi gran delito y purgarlo es menester”, dice a la madre; “has de ver que nunca más seré malo, ¡oh mamita! dame palo ¡pero dame qué comer!”.

contrapuntomedellin.worldpress.com

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized